viernes, 26 de febrero de 2010

Sección Clasificados – Ofertas de empleo; hay algunos que no escarmientan nunca.

Jueves, 11 de junio de 2009 (Gente en Burgos).

Fin de un mito: el colchón ya no es seguro.

Miércoles, 10 de junio de 2009 (Diario La Prensa).


Sin saber que ocultaba los ahorros de toda la vida de su anciana madre, una israelí tiró a la calle en Tel Aviv un colchón dentro del cual había un millón de dólares en efectivo, lo cual desató una búsqueda frenética entre toneladas de desperdicios en varios basurales, informó la prensa hebrea.
El insólito episodio se desencadenó el lunes, cuando Avna quiso sorprender a su anciana madre regalándole un colchón nuevo y se desprendió del viejo. Al arribar la dueña de casa y enterarse de la noticia, salió desesperada en busca del colchón, que ya había sido trasladado por los recolectores.
La septuagenaria explicó que la plata estaba en dólares estadounidenses y en sheqalim (la moneda local), aunque eludió precisar cómo había acumulado semejante fortuna. Sí alegó que guardaba el dinero allí porque había padecido “experiencias traumáticas con los bancos”.
El rastrillaje en tres basurales no arrojó resultado positivo. El diario Yediot Ahronot publicó incluso una foto de la angustiada hija revolviendo desechos en el sur del país. Si bien personal del lugar ayuda a la mujer, todos reconocen lo difícil que es hallar el deseado objeto en medio de 2.500 toneladas de desperdicios que llegan cotidianamente.
Las autoridades del predio aumentaron las medidas de seguridad para mantener a raya a los “caza tesoros”.

Denunciado por tirar a la basura el brazo amputado de un empleado boliviano.



Un empresario tiró a la basura el brazo seccionado de uno de sus empleados, un inmigrante boliviano en situación irregular, que acababa de sufrir la amputación en un accidente laboral, según la denuncia del sindicato Comisiones Obreras.
El accidente ocurrió el pasado 28 de mayo cuando el empleado, un hombre de 33 años, trabajaba de madrugada en una panificadora industrial, situada en la localidad de Real de Gandía, en la región mediterránea de Valencia.
Según el secretario comarcal de CCOO, Josep Antoni Carrascosa, tras el accidente, el empresario responsable de la panificadora trasladó al herido a un hospital de Gandía “pero a 200 metros del centro de salud le abandonó a su suerte”.
Poco después, el empresario “regresó a la fábrica, limpió la sangre y tiró el brazo a un contenedor de basura”, según la versión del sindicato, que se personará judicialmente contra los propietarios.
La Guardia Civil, alertada del suceso por los médicos del hospital, acudió a la fábrica para recuperar el miembro seccionado, y se ha personado también en la causa, según las mismas fuentes.
Después de ser atendido en el centro hospitalario de Gandía, el trabajador fue trasladado a otro hospital de la ciudad de Valencia, donde fue ingresado en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI).
El hombre trabajaba en la empresa desde hacía dos años “con jornadas de 12 horas diarias, sin contrato, y por un sueldo de 23 euros al día (32 dólares)”.
El sindicato ha ofrecido de forma gratuita a la familia del joven boliviano sus servicios jurídicos.

Catálogo de ávidos políticos británicos.



El escándalo de corrupción que ha sacudido al Parlamento británico afecta a todo el espectro político. He aquí un mínimo elenco de defraudadores y sus poco ejemplares maniobras:
David Heathcoat-Amory, conservador. Pasó recibos por la compra de 550 sacos de estiércol de caballo para su jardín, por valor total de 445 euros (primer caso conocido de comisiones aplicadas al robo al ciudadano – todo un pionero).
David Willets, conservador. Reembolso de 110 euros por el pago a un electricista para cambiar 25 bombillas de su casa (también tiene guasa tener que contratar a un electricista para cambiar bombillas - ¿llamará también al fontanero para que tire de la cadena?, porque las facturas tienen que ser de escándalo).

Peter Viggers, conservador. Incluyó en su lista de gastos 1.830 euros de la compra de una casa flotante para los patos de la laguna que tiene en su propiedad.
Gerry Adams y Martin McGuiness, líderes del Sinn Fein. Cobraron 4.000 euros mensuales, un precio abultado, para el alquiler en Londres de un piso compartido que no utilizan.
Hazel Blears, laborista, dimitida ministra de Comunidades. Ha tenido que pagar los 14.400 euros que burló a Hacienda por los beneficios obtenidos en la venta de una casa.
Jacqui Smith, laborista, dimitida ministra del Interior. Pagó con dinero público, entre otros gastos, los 11 euros de alquiler de dos películas pornográficas vistas por su marido.
Alistair Darling, laborista, ministro de Hacienda. No tributó sobre el dinero recibido del Estado para pagar la cuenta de 1.550 euros de su asesor fiscal (este no se dignó a dimitir – y tiene guasa que un ministro de Hacienda tenga asesor fiscal).
Frank Cook, laborista. Pidió que el Parlamento le reintegrara la limosna (5,5 euros) que echó al cepillo de la iglesia en una visita a su circunscripción electoral (si fuera autónomo, incluso lo podría incluir en su cuenta de gastos, aunque no sé si tendría que pedirle la factura al párroco).

Margaret Moran, laborista, enfrentada al pueblo alpujarreño de Carataunas por cerrar el paso a un camino vecinal que también da acceso a su cortijo. Intentó colar como gastos de su oficina de la Cámara de los Comunes las 811 libras que le cobró el abogado por el litigio español.

jueves, 18 de febrero de 2010

Policía Israel enfrenta manifestantes judíos Jerusalén



La policía israelí utilizó el sábado carros hidrantes para dispersar a cientos de judíos ultraortodoxos en Jerusalén por arrojar pedradas en unas protestas contra la apertura de un sitio de estacionamiento público al que ven como una violación de la ley religiosa.
Micky Rosenfeld, portavoz de la policía, dijo que seis oficiales resultaron heridos por las piedras y que cinco manifestantes fueron arrestados en las refriegas que surgieron en el edificio del ayuntamiento de la ciudad israelí.
La protesta destacó las continuas tensiones entre la mayoría de la población secular judía en Israel y una minoría judía ortodoxa que insiste en que el Estado judío siga antiguas leyes religiosas que prohíben conducir o trabajar en el Sabbath.
La violencia estalló cuando cientos de judíos ultraortodoxos, vistiendo tradicionales túnicas negras, intentaron irrumpir en un sitio de estacionamientos detrás del edificio del ayuntamiento, que recientemente había decidido abrir en Sabbath, un día en el que la mayoría de los edificios públicos están cerrados.
Los manifestantes “rodearon el edificio y estaban tratando de irrumpir desde muchos puntos” cuando la policía los detuvo, dijo Rosenfeld.
Los asistentes a la marcha respondieron lanzando piedras y botellas, y cientos más se unieron a las confrontaciones que surgieron en varios otros vecindarios de Jerusalén, dijo Rosenfeld.
Jerusalén, una ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos, está ubicada además en el corazón del conflicto entre israelíes y palestinos. Israel ha anexado el este árabe de Jerusalén, capturado en la Guerra de los Seis días de 1967, como parte de su capital, una medida que no se reconoce internacionalmente.
Los palestinos quieren Jerusalén oriental como capital de un futuro estado que buscan en la Franja de Gaza y en la ocupada Cisjordania.

El Cremallera de Montserrat cobra por evacuar un herido



Los trabajadores del tren retrasaron su salida porque el grupo de asistencia no había comprado los billetes.
Lo que un principio era una caminata popular festiva pudo acabar en tragedia. El pasado domingo, en la 22ª marcha de Gracia a Montserrat, uno de los participantes, cuando estaba a unos metros de llegar al destino final, se desplomó con síntomas de cardiopatía y deshidratación.
El enfermo, de 65 años y que había recorrido unos 60 kilómetros, fue atendido de inmediato por una enfermera de la Cruz Roja de la organización de la caminata. Por motivos de congestión de tráfico a los accesos de Montserrat, un domingo al mediodía, y la dificultad de llegar al mismo terreno donde estaba el herido, se decidió trasladarlo en camilla a la estación de Monserrat y una ambulancia lo recogería en la parada de Monistrol.
Después de llegar hasta la parada, y una vez introducido en el vagón con la camilla, llevada por participantes de la carrera, el tren no salió a su hora prevista. Y todo porque el equipo voluntario de evacuación del enfermo no había comprado los billetes. “No pusieron el tren en marcha hasta que no pagamos los billetes. Se negaron a una evacuación de emergencia con una enfermera colegiada”, asegura Xavier Pinell, socio del Club Excursionista de Gracia.
Del grupo de siete personas que ayudaba a transportar al herido en la camilla, cuatro tuvieron que pagar su billete. En total, 20,20 euros y, en todo este proceso, el tren retrasó su salida oficialmente cuatro minutos.
El enfermo, que evoluciona favorablemente y ya ha sido dado de alta, al final fue transportado en ambulancia desde la estación de Monistrol.
Fuentes de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) aseguran que los trabajadores del Cremallera desaconsejaron la evacuación en el ferrocarril al no tratarse de un “servicio medicalizado” y, ante la insistencia del personal sanitario presente, “autorizaron la evacuación y el acompañamiento del enfermo por tres personas” mientras que al resto del grupo se le pidió que pagara billete. FGC lamenta que no se hayan seguido los protocolos sanitarios establecidos.

Sábado, 02 de mayo de 2009 (José María Aznar)


“Yo sé cómo salir de la crisis. Conmigo en el Gobierno no se hubiera producido esta crisis que se ha producido (sic).” (XL Semanal).

Cientos de feligreses apoyan al cura sorprendido con una mujer en una playa en EE.UU.



Un centenar de feligreses de Miami Beach (Florida) se manifestó hoy a favor del sacerdote católico Alberto Cutié, un personaje muy popular de los medios de comunicación de Estados Unidos que fue sorprendido besando y acariciando a una mujer en una playa.
Frente a la iglesia San Francisco de Sales, donde Cutié oficiaba la misa, se congregaron los manifestantes portando pancartas con lemas a favor del religioso e instando a la Iglesia Católica a eliminar el celibato.
Muchos gritaron que perdonaban al clérigo por protagonizar un escándalo tras la publicación de unas fotos con una joven mujer en la revista TVnotas USA, que se edita en Miami.
“Los curas deben casarse también, así que es hora de que la Iglesia deje de obligarles a cumplir con un celibato impuesto hace 2.000 años”, declaró María González.
Durante la manifestación se generó una discusión con un hombre que protestó en contra del sacerdote de origen cubano, nacido en Puerto Rico, y quien ha pedido perdón públicamente.
José Soler, de 69 años, criticó a Cutié al decir que utilizó su popularidad para manipular a los seguidores.
“No puedo creer cómo una persona de su nivel pudo formar tal escándalo. Esto le hace daño a la Iglesia Católica”, expresó Soler.
Tras expresar su opinión, otro manifestante comenzó a discutir con él y en ese momento Soler tropezó y cayó al piso, mientras el resto de las personas que defendían a Cutié lo rodearon y abuchearon.
La policía de Miami Beach tuvo que intervenir y rescató a Soler que sufrió una herida menor en una mano.
El sacerdote católico tras la publicación de las fotos ha declarado solo a dos medios locales y dijo que la mujer con la que fue sorprendido es alguien a quien no desea identificar.
También negó que esté sancionado por la Iglesia católica y afirmó que tiene una especie de licencia para reflexionar y pensar sobre su futuro como clérigo.
Desde 1998, Cutié ha aparecido en los medios de comunicación hispanos de Estados Unidos en diversos programas como el talk show “Padre Alberto” y actualmente dirige “Abre tu alma con el Padre Alberto” en un canal de televisión de Miami.
También publicaba la columna “Consejos de amigos” en varios diarios hispanos de Estados Unidos, incluyendo El Nuevo Herald, y escribió el libro “Ama de verdad, vive de verdad”.

Un ERE televisado.



La cadena de televisión estadounidense Fox ha acelerado la producción de un nuevo reality show en el que los empleados de compañías reales decidirán a quién despedir para reducir costes en estos tiempos de crisis. La serie, titulada “Someone’s gotta go” (“Alguien tiene que irse”), será producida por la compañía holandesa Endemol, la misma que desarrolló la idea del programa Gran Hermano.
El formato del programa establece que cada semana el dueño o jefe de la compañía protagonista en la serie reunirá a sus empleados y les dirá que alguien tiene que ser despedido. A partir de este momento, el jefe facilitará a los empleados toda la información disponible sobre sueldos, evaluaciones y resultados laborales, entre otros aspectos, y les dejará decidir quién se va de la empresa. De acuerdo a la cadena Fox, este programa tiene su éxito asegurado debido a que los productores del mismo están convencidos de que los millones de estadounidenses que temen perder su empleo o ya lo han perdido se pegarán a la televisión para seguir la serie. Por su parte, un representante de la compañía Endemol ha declarado que su compañía está siempre dispuesta a colaborar en programas que reflejan la situación actual, y que en tal sentido: “No se puede encontrar algo más relevante y de interés actual que gente en aprietos financieros”.

miércoles, 17 de febrero de 2010

La vida no es un parque de atracciones

video

«Hemos adquirido un hábito peligroso: creer que el mundo es lo que dicen los folletos de viajes; que uno puede moverse seguro por él, que tiene derecho a ello, y que Gobiernos e instituciones deben garantizárselo, o resolver la peripecia cuando el coronel Tapioca se rompe los cuernos. Que suele ocurrir. Esa irreal percepción del viaje, las emociones y la aventura, alcanza extremos ridículos. Si un turista se ahoga en el golfo de Tonkín porque el junco que alquiló por cinco dólares tenía carcoma, a la familia le falta tiempo para pedir responsabilidades a las autoridades de allí –imagínense cómo se agobian éstas– y exigir, de paso, que el Gobierno español mande una fragata de la Armada a rescatar el cadáver. Todo eso, claro, mientras en el mismo sitio se hunde, cada quince días, un ferry con mil quinientos chinos a bordo. Que busquen a mi Paco en la Amazonia, dicen los deudos.» (Arturo Pérez Reverte).

Alta perrito

Domingo, 10 de febrero de 2008 (XL Semanal).


Reproduzco aquí (ya que XL Semanal no considera esta parte de su revista lo suficientemente importante como para publicarla por internet) la carta de D. J. de Vega Seoane, titulada «Alta perrito», como aviso para navegantes
.

Hace ya un año vi en la televisión un anuncio que decía: «Envía “alta perrito” al 1234». Se trataba de un vídeo para el móvil en el que un perro lamía la pantalla. Como era calcado al mío decidí enviar el mensaje, que en realidad eran cuatro a noventa céntimos cada uno. Minutos después recibí el material: Like a Virgin, de Madonna. Desilusionado, decidí dejarlo estar; pensé que una reclamación sería una pérdida de tiempo.
Semanas después empecé a recibir mensajes que no asocié con el perrito, en los que se me informaba de que diversas señoritas deseaban conocerme y se me invitaba a responder, cosa que no hice jamás. Recibía 15 o 20 de éstos todos los días. Para darme de baja tenía que enviar un mensaje (otro mensaje) por veinte céntimos. Y yo, que soy orgulloso, pensé que tararí que te vi. Así que los borraba según me iban llegando. Al revisar una factura reciente me di cuenta de que había gastado 300 euros, sólo el último mes, en el servicio SMS Premium. Oliéndome algo, llamé a mi compañía telefónica. Según parece, cuando envié «alta perrito» no es que hubiera pedido únicamente mi perrito-Madonna, sino que, además, me había dado de alta en un servicio de alertas SMS del que nada se decía en el anuncio. En mi ignorancia pagué los cientos de mensajes que ni siquiera leí. Iluso de mí, protesto enérgicamente a la telefonista. La señorita, nada impresionada por mi ira, dice que ellos no tienen nada que ver y me da el número de teléfono de la empresa responsable. Cuando llamo, otra señorita para la que intuyo que mi tono y argumentos son el pan nuestro de cada día, me contesta, desdeñosa, que ellos no pueden ayudarme. Al parecer, tenía que haber comprendido lo que las palabras «alta perrito» ocultaban tras su inocente faz.
Mi perrito, que resultó ser Madonna, me ha costado cincuenta mil pelas.

martes, 16 de febrero de 2010

¿Entraron los dinosaurios al Arca de Noé?



Necesaria y esperadísima continuación a «Los dinosaurios y la Biblia» desde la fuente de artículos tan interesantes como «Jirafas: animales que sobresalen en la multitud», «¿Cómo llegaron los animales desde el Arca hasta lugares aislados, como Australia?», «¿Cómo sobrevivieron los peces el diluvio?», «¿Eran los nephilim extraterrestres?», «El Diluvio Universal. Donde [sic] fue a parar el agua?» o «¿Por qué el hielo es tan resbaloso?»


¿Había siquiera dinosaurios en ese entonces [sic]?
La historia que todos hemos escuchado de las películas, la televisión, los periódicos y la mayoría de las revistas y libros de texto es que los dinosaurios «gobernaron la Tierra» por [sic] 140 millones de años, se extinguieron hace 65 millones de años, y por lo tanto no se encontraban por ahí cuando Noé y compañía se embarcaron en el Arca hace unos 4300 años.
Sin embargo, la Biblia nos da una cosmovisión completamente diferente de la historia de la Tierra (y por ende, de los dinosaurios). Como es la palabra de Dios escrita para nosotros, podemos confiar en que dice la verdad acerca del pasado.
Se puede hacer un cálculo matemático de la edad del universo estudiando cuidadosamente las Escrituras:
1. Dios hizo todo en seis días y descansó el séptimo. (A propósito, esta es la base para nuestra semana de siete días: Éxodo 20:8-11). Prominentes eruditos hebreos indican que, basados en la estructura gramatical de Génesis 1, estos «días» eran de duración normal y no representaban largos periodos de tiempo.
2. Se nos dice que Dios creó al primer hombre y a la primera mujer, Adán y Eva, en el Día Seis, junto a los animales terrestres (que habrían incluido [sic] a los dinosaurios).
3. La Biblia registra las genealogías desde Adán hasta Cristo. Por las edades dadas en estas listas (y aceptando que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a la tierra hace unos 2000 años), podemos concluir que el universo sólo tiene unos cuantos miles de años (quizá sólo 6000) y no millones de años. De esta manera, los dinosaurios vivieron dentro de los últimos miles de años.


Así que, ¿había dinosaurios en el Arca?
En Génesis 6:19-20, la Biblia dice que dos de cada clase de vertebrado terrestre (siete de los animales «limpios») fueron traídos [sic] por Dios al Arca. Por lo tanto, los dinosaurios (vertebrados terrestres) estaban representados en el Arca.

¿Cómo cupieron esos inmensos dinosaurios en el Arca?
Aunque hay unos 668 nombres de dinosaurios, sólo hay 55 tipos (géneros) diferentes de dinosaurios. Aún más [sic], no todos los dinosaurios eran inmensos como el Tiranosaurio, e incluso aquellos dinosaurios en el Arca eran probablemente «adolescentes» o jóvenes adultos.
El investigador creacionista John Woodmorappe ha calculado que Noé tenía a bordo con él representantes de unos 8,000 géneros de animales (incluyendo algunos animales ahora extintos), o cerca de 16,000 animales individuales. Cuando usted se da cuenta de que los caballos, las cebras, y los asnos son probablemente descendientes del género equino original, Noé no tenía que llevar dos pares de cada uno de esos animales. Igualmente con los perros, los lobos y los coyotes que probablemente vienen de un par de caninos originales.

(Pensaba que el objetivo de estos señores era negar la evolución, pero ya veo que no saben ni por dónde les da el aire).

Según Génesis 6:15, el Arca medía 133 × 23 × 14 metros, con un volumen de 39,500 metros cúbicos. Investigadores…

(No sabía que hicieran falta «investigadores» para hacer este tipo de cálculos, pero claro, tal como está la educación…)

…han mostrado que esto equivale al volumen de 522 vagones de carga de ferrocarril (como los de EE. UU.), cada uno de los cuales puede llevar 240 ovejas. A propósito, sólo el 11 % de los animales terrestres es más grande que una oveja.
Sin meternos en todas las matemáticas…

(Que pensar demasiado es muy malo).

…los 16,000 animales habrían ocupado mucho menos de la mitad del espacio en el Arca (permitiéndoles incluso tener espacio para moverse).


Comentario anexo por el fundador de la organización creacionista Planeta Joven: ¿Según quién?
Casi todo el mundo sabe algo sobre los dinosaurios, o al menos cree saber. Pero son muy pocos los que tienen un conocimiento sobre los dinosaurios de primera mano. Podríamos contar fácilmente el número de paleontólogos expertos en dinosaurios en el mundo. Y entre ellos, podríamos ver los diferentes argumentos contrarios.
Lo más probable es que usted y las personas a su alrededor no sean parte de ese grupo de expertos en dinosaurios. Tampoco yo. Así que estamos de acuerdo en que lo que sabemos de los dinosaurios proviene de los pensamientos de otros, no de nuestra propia experiencia.
Pero, ¿qué otra opción tenemos?, me diría usted. Bueno, hay dos opciones.
Primero, si vamos a confiar en lo que otros dicen, asegurémonos de que esa sea la información más actual y la mejor respaldada por la evidencia. Aquí se debe tener cuidado en buscar las opiniones contrarias y en pesar las suposiciones filosóficas de las fuentes de información. Por ejemplo, aceptar inocentemente lo que nos muestra el Discovery Channel en programas como Caminando con Dinosaurios no es una buena opción. Con el fin de atraer grandes audiencias, el Discovery Channel y la BBC han producido programas espectaculares en efectos e imágenes pero pobres en ciencia y datos. El programa mencionado recibió muchas críticas de la comunidad científica por su falta de rigor al dar como hechos especulaciones sin fundamento (como los hábitos maternales del T. Rex). Los artículos de ministerios [sic] como Planeta Joven y Respuestas en Génesis apuntan a esos problemas y desenmascaran las filosofías materialistas y ateas de muchos de los productores de estas series.

(No veo el porqué de la identificación del evolucionismo con el ateísmo).

Segundo, y más importante, podemos tener un fundamento para medir la veracidad de lo que dicen los popularizadores de la ciencia y los medios de comunicación (no digo los científicos, porque en realidad muy pocos tienen acceso directo a ellos). La Biblia, por ejemplo, como la Palabra de Dios, es el mejor fundamento sobre el cual basar todo nuestro pensamiento. Si comenzamos por la Biblia, podemos tener la confianza de que el Dios omnisciente y verdadero nos dice la verdad acerca de la naturaleza humana y la historia del universo.
Si alguien me dice que los dinosaurios vivieron hace más de 65 millones de años según el Discovery Channel, yo respondo que los dinosaurios vivieron hasta hace sólo unos cientos de años según Dios. (Sin descartar que hayan [sic] descendientes de los dinosaurios vivos en lugares recónditos de la Tierra). Una vez tenemos el fundamento de evaluar lo que creemos según quien lo dice, podemos dar un paso adelante y evaluar lo que se dice. Cuando entendemos bien la diferencia entre las opiniones de los hombres y la Palabra de Dios, podemos juzgar mejor la evidencia y discernir, por ejemplo, las interpretaciones correctas e incorrectas del hallazgo de un fósil de dinosaurio.

jueves, 11 de febrero de 2010

Los dinosaurios y la Biblia (respuestas en Génesis)


No recuerdo dónde encontré este genial escrito de un tal Ken Ham, fundador de la página Answers in Genesis, que también tiene su versión en castellano. Ahora he vuelto a buscarlo, pero en la página original sólo lo he encontrado en inglés, aunque también he encontrado una copia en castellano en otra página.
Por si no bastara con la pésima traducción, sólo un breve vistazo al texto le pone a cualquiera los pelos de punta.


La verdad es que nunca he entendido del todo la pugna entre creacionistas y evolucionistas, la radical repulsión de los primeros hacia cualquier evidencia científica y la falta de comprensión de los segundos hacia cualquier profesión de fe. Si ambos, aunque sobre todo los primeros, fuesen capaces de mirar un poco más allá de sus narices, se darían cuenta de que probablemente estemos ante un problema de traducción. Del mismo modo que hoy en día sufrimos infinidad de erratas de traductores poco profesionales, hace miles de años también tuvieron ese tipo de fallos.


Como todos sabemos, la Biblia fue originariamente escrita en hebreo y más adelante se realizó la traducción al griego, lengua de la que proceden la mayor parte de las versiones que podemos leer hoy en día, como por ejemplo la Biblia del Rey Jacobo (King James Version Bible), que es la que blanden los creacionistas estadounidenses, país de donde proceden la mayoría de cristianos fanáticos.


Una somera investigación sobre el tema nos proporcionaría datos tan interesantes como que, en el libro del Génesis, el primero de la Biblia y del Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), tenemos la palabra hebrea “toledah”, que significa “generaciones”. Sin embargo, este término fue malinterpretado en la traducción al griego y por eso ha llegado hasta nuestros días traducida como “día” (“day” en la versión del Rey Jacobo). Así, cuando los evolucionistas dicen que los creacionistas no deberían tomarse los escritos de la Biblia al pie de la letra, yo opino justo lo contrario: señores fundamentalistas, tómense ustedes al pie de la letra esta parte de la Biblia que tanto gustan de esgrimir, pero sean también un poco coherentes y diríjanse a las fuentes primigenias, no a traducciones poco fidedignas; de ese modo, se darán cuenta de que en ningún sitio está escrito que el mundo fuese creado en seis días, lo cual les permitirá dejar de hacer el ridículo y darse cuenta de que en este caso la ciencia y la religión son totalmente compatibles y nada irreconciliables. Pero claro, el elemento este prefiere hacer caso a los “estudiosos de la Biblia” (ver el apartado titulado ¿Cuándo vivieron los dinosaurios? Qué buena la frase «si la Biblia tiene razón, ¡y la tiene!») antes que a traductores expertos en hebreo. Es como si quisiera aprender informática y le preguntara a un experto en ábacos.
Si determinados elementos no se limitaran a leer sólo las primeras páginas de la Biblia (¡ay, si realmente leyeran detenidamente el Nuevo Testamento!) llegarían a un libro llamado Eclesiástico que, en sus primeros versos, dice lo siguiente: «Estáis, pues, invitados a leerlo con benevolencia y atención, así como a mostrar indulgencia allí donde se crea que, a pesar de nuestros denodados esfuerzos de interpretación, no hemos podido acertar en alguna expresión. Pues no tienen la misma fuerza las cosas expresadas originalmente en hebreo que cuando se traducen a otra lengua. Cosa que no sucede sólo en esto, sino que también la misma Ley, los Profetas, y los otros libros presentan no pequeña diferencia respecto de lo que dice el original».


Del mismo modo, a muchos de estos integristas de la Biblia les convendría una lectura más atenta de dicho libro. Así se darían cuenta de que contiene alegatos no a favor, sino contra la pena de muerte (Génesis 4:8-15), que la poligamia no es exclusiva de musulmanes o mormones (Génesis 4:19, 16:3, 26:34, 28:8-9, 29:18-30, 30:3-4 y 30:9, Deuteronomio 21:15-16, etc.), que la tierra prometida es también de los musulmanes (Génesis 15:18), que el padre de Israel era un tramposo y un traicionero (Génesis 27:1-30) y que Dios ordena al pueblo de Israel que respete a los extranjeros (Éxodo 22:20 y 23:9) y que no abuse de los pobres (Éxodo 22:24).


Otra cuestión sería hacer caso de otras partes de la Biblia, donde Dios promueve genocidios e invasiones (Éxodo 23:23-33, Números 33:55-56 y Deuteronomio 6:10-11, 7:1-5 y 16), aconseja a los padres que asesinen a su hijo si se porta mal (Deuteronomio 21:18-21), amenaza a su pueblo para que practique la eugenesia (Josué 23:12-13), aboga por el racismo y la endogamia (Esdras 10:11-12, Nehemías 10:30-31 y Tobías 4-12), promueve el encubrimiento de delitos (Proverbios 17:9) e incluso se contradice a sí mismo (Proverbios 26:4-5).


Yo, de todo el Antiguo Testamento, me quedo con el Eclesiastés 5:9-11 («Quien ama el dinero, no se harta de él, y para quien ama riquezas, no bastan ganancias. También esto es vanidad. A muchos bienes, muchos que los devoren; y ¿de qué más sirven a su dueño que de espectáculo para sus ojos? Dulce el sueño del obrero, coma poco o coma mucho; pero al rico la hartura no le deja dormir»), sin desmerecer al pasaje del Deuteronomio que leyó ZP en el National Prayer Breakfast («No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas, o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día, antes que se ponga el sol, porque está necesitado, y su vida depende de su jornal»).


En resumen, que la Biblia tiene mucho de cal y mucho de arena, luego está en manos del sentido común del lector el discernir con qué quedarse; como dijo Desmond Tutu, «la religión es como un cuchillo: puede servir para partir el pan y compartirlo con el prójimo o para clavárselo en el corazón y asesinarlo». También dijo Upton Sinclair que «es difícil conseguir que un hombre entienda algo si su forma de vida depende de no entenderlo». Veamos con qué se queda y qué entiende nuestro amigo Ken (lo dejo tal cual, sin corregir los errores, para mayor disfrute del lector)
.


¿Existe algún misterio cierto acerca de los dinosaurios?
Un aura de misterio envuelve a los dinosaurios. ¿De dónde salieron? ¿Evolucionaron? ¿De veras vivieron hace millones de años? ¿Qué les pasó? ¿Hay algunos vivos hoy? ¿Algún ser humano alguna vez vio un dinosaurio vivo?
Niños y también adultos están totalmente fascinados por estos monstruos misteriosos. Muchos libros y películas han sido producidos [sic] para satisfacer un hambre aparentemente insaciable por [sic] información acerca de estas criaturas desconocidas. En verdad, no hay ningún misterio una vez que usted tenga la información clave, la cual no es conocida generalmente [sic] y ha sido retenida del público [sic].
Venga conmigo mientras tomamos un paseo [sic] por la historia y destapamos unos hechos asombrosos que contestarán muchas de sus preguntas acerca de estos «lagartos terribles».


¿En realidad existieron los dinosaurios?
Los dinosaurios, sin duda, vagaban por la tierra en el antiguo pasado [sic]. Los fósiles de los dinosaurios han sido descubiertos en todo el mundo y sus huesos son exhibidos [sic] en museos para que todos los vean. Los científicos han podido reconstruir muchos de sus esqueletos, y es por esto que sabemos cual [sic] era su supuesta apariencia.


¿Donde [sic] fueron encontrados [sic] los dinosaurios?
La historia de su descubrimiento empieza en el año de 1820, cuando Gideon Mantell, un doctor inglés, encontró unos raros dientes y huesos en una pedrera. El Dr. Mantell se dio cuenta que había algo muy diferente en estos restos animales, y creía que había encontrado un grupo de reptiles totalmente nuevo. Cerca del año 1841, nueve tipos diferentes de estos reptiles habían sido descubiertos, dos de ellos se llamaban megalosaurio e iguanodón. En ese tiempo, un famoso científico británico (creacionista), Dr. Richard Owen, inventó el nombre «dinosaurio», que significa «lagarto terrible», porque ésto [sic] fue lo que le recordaron los huesos gigantescos.
¿Qué hace a los dinosaurios ser «diferentes»?
Más que el tamaño grande de algunos de los dinosaurios, la característica mayor [sic] que realmente distingue a los dinosaurios de los otros reptiles (como el cocodrilo), es la posición de sus miembros. Los dinosaurios tenían una postura que fue totalmente recta, similar a la de los mamíferos [sic]. Casi todos los otros reptiles tienen los miembros en una posición extendida. Por ejemplo, compare como camina [sic] una vaca y, como camina [sic] un cocodrilo. Los dinosaurios se movían como una vaca, con los miembros soportando el cuerpo. Los cocodrilos anadean [sic] porque sus miembros se proyectan hacía [sic] los lados de sus cuerpos.
¿Qué tan grandes [sic] eran los dinosaurios?
Algunos eran tan chicos como las gallinas, y otros eran aún más chicos. Claro, algunos dinosaurios eran muy grandes, pesando [sic] aproximadamente ¡80 toneladas y midiendo [sic] 13 metros de altura! El tamaño promedio de los dinosaurios fue probablemente como el de un caballo chico.
¿Cuándo vivieron los dinosaurios?
La historia que hemos oído en las películas, la televisión, los periódicos, la mayoría de las revistas y los libros de la escuela, es que los dinosaurios vivieron hace millones de años. Según los evolucionistas, los dinosaurios «gobernaron la tierra» por [sic] 140 millones de años, y desaparecieron hace como 65 millones de años. Sin embargo, los científicos nunca han desenterrado algo marcado con esas edades. Sólo desentierran dinosaurios muertos (es decir, sus huesos), y sus huesos no tienen etiquetas pegadas indicando cuantos [sic] años tienen. La idea de millones de años de evolución simplemente es la leyenda de los evolucionistas acerca del pasado. Ningún científico estaba allá para ver a los dinosaurios vivir por [sic] esa supuesta época de dinosaurios. En realidad, no hay ninguna prueba de que la tierra y sus capas de fósiles tengan millones de años. Ningún científico observó morir a los dinosaurios. Los científicos sólo encuentran los huesos en el presente, y porque muchos de ellos son evolucionistas, tratan de acomodar la historia de los dinosaurios a su manera y desde su punto de vista.
Otros científicos, llamados científicos creacionistas, tienen una ideal [sic] diferente de cómo y cuándo vivían los dinosaurios. Creen que pueden solucionar cualquiera de los supuestos misterios de dinosaurios y mostrar cómo la evidencia concuerda maravillosamente con sus ideas acerca del pasado, creencias que vienen de la Biblia. La Biblia, el especial libro de Dios (actualmente [sic], una colección de libros), declara que cada escritor fue inspirado sobrenaturalmente a escribir exactamente lo que el Creador de todas las cosas quiso que escribieran para nosotros, para que supierámos [sic] de dónde venimos nosotros (y los dinosaurios), porqué [sic] estamos aquí y cuál será nuestro futuro. El primer libro en la Biblia (Génesis), nos enseña muchas cosas acerca de cómo el universo y la vida llegaron a existir. Génesis nos dice que Dios creó todas las cosas (la tierra, las estrellas, la luna, las plantas, los animales y las primeras dos personas, Adán y Eva).
Aunque la Biblia no nos dice exactamente cuánto tiempo hace que hizo Dios el mundo y sus criaturas, podemos hacer un buen cálculo de la fecha de la creación mediante la lectura de la Biblia de principio a fin y fijarnos en algunos pasajes interesantes:
1. Dios creó todas las cosas en seis días. Lo hizo así, para fijar una norma para la humanidad, que ha llegado a ser nuestra semana de siete días (como está descrita en Exodo [sic] 20:11). Dios trabajó durante seis días y reposó uno, como modelo para nosotros. Además, estudiosos de la Biblia nos dicen que la palabra hebrea «día» como está usada [sic] en Génesis capítulo uno, sólo puede, en este contexto, significar un día normal.
2. Nos dice que Dios creó al primer hombre y la primera mujer (Adán y Eva) en el sexto día. Muchos datos acerca del nacimiento de sus hijos y los hijos de sus hijos son dados [sic] en Génesis. Estas genealogías son registradas en todo el antiguo testamento [sic], hasta el tiempo de Cristo. Ciertamente no fueron cronologías que duraron millones de años, Sumando [sic] todas las fechas y aceptando que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a la tierra hace como 2,000 [sic] años, llegamos a la conclución [sic] de que la creación de la tierra y los animales (incluyendo los dinosaurios) ocurrió hace sólo unos miles de años (¡tal vez sólo seis mil años!) De este modo, si la Biblia tiene la razón (¡y la tiene!), los dinosaurios debieron haber vivido durante los pasados miles de años.
¿De dónde vinieron los dinosaurios?
Los evolucionistas sostienen que los dinosaurios evolucionaban [sic] durante millones de años. Se imaginan que un tipo de animal, lentamente cambió durante un período de tiempo largo para llegar a ser un diferente tipo de animal [sic]. Por ejemplo, creen que los anfibios se convirtieron en reptiles (incluyendo a los dinosaurios) por este proceso gradual. Esto indicaría, por supuesto, que tuvieron que haber existido millones de criaturas durante ese tiempo que serían «intermedios», mientras los anfibios evolucionaban para llegar a ser reptiles. La evidencia de estas «formas transicionales», como son llamadas [sic], debe ser abundante. Sin embargo, muchos expertos en el estudio de fósiles reconocen que no se ha encontrado en ninguna parte una forma transicional entre cualquier grupo de criaturas. Si los dinosaurios evolucionaron de los anfibios, debe ser, una evidencia de animales que son parte dinosaurio y parte otra cosa. Sin embargo, no hay ninguna prueba de ésto [sic] en ningún lugar.
Si visita usted Algún [sic] museo verá los fósiles de dinosaurios que son 100 % de dinosaurio, no algo intermedio. No hay 25 %, 50 %, 75 %, ni aún [sic] 99 % de dinosaurio. ¡Todos son 100 % de dinosaurio!
La Biblia nos dice que Dios creó a todos los animales terrestres en el sexto día de la creación. Como los dinosaurios eran animals [sic] terrestres, tuvieron que haber sido hechos [sic] en ese día, junto con Adán y Eva, quienes fueron también creados en el sexto día (Génesis 1:24-31). Si Dios diseñó y creó los dinosaurios, tuvieron que haber sido totalmente funcionales, y hubieran sido 100 % dinosaurio. Esto concuerda exactamente con la evidencia del registro fósil.
Los evolucionistas dicen que ningún hombre vivió jamás junto con los dinosaurios. La Biblia, no obstante, hace claro [sic] que los dinosaurios y la gente debieron haber [sic] vivido juntos. Como pronto veremos, hay mucha evidencia a favor de ésto [sic].
¿Qué comian [sic] los dinosaurios?
La Biblia enseña (en Génesis 1:29-30) que los primeros animales (y los humanos) fueron mandados ser vegetarianos [sic]. No había comedores de carne [sic] en la creación original. Además, no había muerte. Era un mundo sin mancha, con Adán, Eva y los animales (también los dinosaurios) viviendo en armonía perfecta, comiendo sólo plantas [sic; es decir, que las plantas no son seres vivos]. Tristemente, no fue así por mucho tiempo. Adán se rebeló contra su Creador, trayendo el pecado al mundo (Génesis 3:1-7; Romanos 5:12). Por causa de esta rebelión, Adán y, en este caso, todos sus descendientes (usted y yo) entregaron el derecho de vivir con un Dios santo y justo (sin pecado). Dios entonces juzgó el pecado con muerte. La Biblia enseña claramente desde Génesis hasta Apocalípsis [sic], que no había la muerte de animales ni de seres humanos antes que Adán pecara. Después del pecado de Adán, los animales y la gente empezaron a morir. Ahora era [sic] un mundo diferente, un mundo de muerte y conflicto. Un mundo que en una ocasión era hermoso, y ahora sufría bajo la maldición puesta sobre él por el Creador (Génesis 3:14-19). Pero fue dada [sic] una promesa (Génesis 3:15), que Dios proveería una manera para pagar por el castigo del pecado con el fin de que el hombre tuviera camino para volver a Dios.
¿Por qué encontramos fósiles de dinosaurios?
En Génesis capítulo seis, leemos que toda carne (los hombres y los animales) había corrompido su camino sobre la tierra (Génesis 6:12). Quizá la gente y los animales se estubieron [sic] matando unos a otros; tal vez los dinosaurios empezaron a matar otros animales y a los seres humanos. De todos modos, la Biblia describe el mundo como «malo». Por causa de esta maldad, Dios advirtió a un hombre piadoso llamado Noé que iba a destruir el mundo con un diluvio (Génesis 6:13). Por eso, Dios le mandó a construir una gran nave (el arca) para que pudieran sobrevivir a bordo todos los tipos de animales terrestres (que tuvieron que haber incluido a los dinosaurios) y la familia de Noé, mientras el diluvio destruyera [sic] de una forma poderosa toda la tierra (Génesis 6:14-20). Algunas personas piensan que los dinosaurios fueron demasiado grandes, o hubieron [sic] muchísimos de ellos para caber en el arca. Sin embargo, no había muchos diferentes tipos [sic] de dinosaurios. Ciertamente hay cientos de nombres de dinosaurios, pero muchos de estos fueron dados [sic] a sólo un pedazo de hueso o a esqueletos encontrados en otros países. También es razonable suponer que los diferentes tamaños, variedades, y sexos de los mismos tipos de dinosaurio hayan llegado a tener diferentes nombres. Por ejemplo, mire a todas las diferentes variedades y tamaños de perros, son todos el mismo tipo. ¡El tipo perro! Probablemente, hayan sido [sic] menos de 50 tipos de dinosaurios.
En el arca, Dios envió dos de cada animal terrestre (siete pares de algunos) (Génesis 7:2-3, 8-9). No había excepciones. Entonces, los dinosaurios debieron haber estado en el arca. Aunque había espacio adecuado en esa nave enorme para animales grandes, tal vez Dios envió adultos jóvenes en el arca que todavía tenían lugar para que crecieran. Bueno, ¿Qué les pasó a todos los animales terrestres que no entraron en el arca? Sencillamente, se ahogaron. Muchos habrían sido cubiertos con toneladas de lodo cuando las aguas bramantes cubrieron la tierra (Génesis 7:11-12, 19). Por causa de este rápido entierro, muchos de los animales hubieran sido [sic] preservados como fósiles. Si esto hubiera sucedido, esperaríamos encontrar la evidencia de miles de millones de cosas muertas enterradas en estratos de piedra (formados de ese lodo) en toda la tierra. Esto es exactamente lo que encontramos.
El diluvio probablemente ocurrió hace poco más de 4,500 [sic] años. Los creacionistas creen que este evento formó muchas de las capas fósiles alrededor del mundo. Capas adicionales fueron formadas através [sic] de otros diluvios mientras que la tierra se tranquilizaba depués [sic] del gran diluvio. Así, los fósiles de dinosaurios, que fueron hechos [sic] como resultado de ese diluvio, fueron probablemente formados [sic] hace como 4,500 [sic] años, y no hace millones de años.
¿Han vivido los dinosaurios en tiempos mas [sic] recientes?
Si los diferentes tipos de dinosaurios sobrevivieron el diluvio, entonces debieron haber salido del arca y vivido en el mundo.
En la Biblia, en el libro de Job, capítulo 40:15-24, Dios le describe a Job (quien vivió después del diluvio) una gran bestia de la cual Job tenía conocimiento. Este gran animal, llamado «behemot», es descrito como «el jefe de los caminos de Dios», tal vez el más grande animal terrestre que Dios hubiera creado. De modo poderoso, movía su cola ¡como un árbol cedro [sic]! Aunque algunos comentarios bíblicos dicen que éste, probablemente, haya sido un elefante o hipopótamo, la descripción realmente queda mejor a un dinosaurio como el braquiosaurio. Los elefantes o hipopótamos, ciertamente no tienen colas ¡como los árboles cedro [sic]!
En verdad, muy pocos animales son nombrados [sic] en la Biblia con tal descripción. Al contrario de lo que piense, los que ahora conocemos como dinosaurios se nombran mas [sic] en la Biblia que la mayoria [sic] de los animales. Es por esta razón que los dinosaurios (todos los diferentes tipos) debieron haber vivido junto con la gente después del diluvio.
¿Son mencionados [sic] los dinosaurios en la literatura antigua?
Interesantemente [sic], la palabra «dragón» es usada [sic] algunas veces en el antiguo testamento [sic]. En varias ocasiones, la palabra «dinosaurio» podria [sic] sustituir a la palabra «dragón» y quedaría muy bién [sic]. Cientificos [sic] creacionistas creen que los dinosaurios fueron llamados dragones antes de que fuera inventada la palabra «dinosaurio» en el año 1841. No esperaríamos encontrar la palabra «dinosaurio» en las Biblias como la versión de 1602, que fue traducida mucho antes que la palabra «dinosaurio» fuera jamás antes [sic] usada. También, en varias bibliotecas en todo el mundo existen muchos libros muy antiguos de la historia [sic], que contienen anotaciones detalladas acerca de los dragones y sus encuentros con la gente. Sorprendentemente (y no tan sorprendentemente para los creacionistas), muchas de estas descripciones de los dragones concuerdan con las descripciones que los científicos modernos dan a los dinosaurios, aún el tiranosaurio. Desafortunadamente, esta evidencia no es tomada [sic] en cuenta como válida por los evolucionistas. ¿Por que [sic]? Sólo porque su creencia es que el hombre y los dinosaurios ¡nunca vivieron al mismo tiempo! Sin embargo, mientras más investigamos la literatura histórica, más nos damos cuenta de que hay evidencia irresistible de que los dragones eran verdaderas bestias, muy parecidas a las modernas reconstruciones [sic] de dinosaurios. También su evidencia ha sido registrada [sic] por mucha gente diferente, aún hace unos pocos de años [sic].
¿Qué les pasó a los dinosaurios?
Los evolucionistas usan su imaginación en gran manera para contestar esta pregunta. Debido a su creencia de que los dinosaurios «gobernaban el mundo» por [sic] millones de años, y desaparecieron millones de años antes de que supuestamente el hombre evolucionó [sic], tuvieron que adivinar para explicar esta desaparición misteriosa. Al leer la literatura evolucionista, usted se quedará sorprendido de la cantidad de ideas con respecto a su supuesta extinción.
Lo siguiente es solo [sic] una breve lista de estas teorías: Los dinosaurios se murieron de hambre; se murieron por comer con exceso; fueron evenenados [sic]; fueron cegados de [sic] cataratas y no pudieron reproducirse; los mamíferos se comieron sus huevos. Otras causas incluyen: el polvo volcánico, los gases venenosos, los cometas, las manchas solares, los aerolitos, el suicido [sic] masivo, el estreñimiento, los parásitos, el encoger [sic] del cerebro (provocándoles hacer tonterías), los discos descoyuntados [sic], los cambios en la composición del aire, etc; etc; etc [sic].
Es obvio que los evolucionistas no saben qué ocurrió y están poniendo cualquier pretexto. En un nuevo libro evolucionista acerca de los dinosaurios, el escritor hizo este comentario: «Ahora tocamos la pregunta importante: ¿Qué causó todas estas extinciones en solo un punto en el tiempo, hace aproximadamente 65 millones de años? Docenas de razones han sido sugeridas [sic], algunas serias y sensibles [sic], otras muy locas, y otras sólo como bromas. Cada año, la gente hace surgir otras nuevas teorias [sic] sobre este arduo problema. Tenemos que encontrar una sola razón que toma [sic] en cuenta a [sic] todos los datos. Tendría que explicar la muerte (todos a la misma vez [sic]) de animales viviendo sobre la tierra y de animales viviendo en el mar; pero en ambos casos, de solo [sic] algunos de los animales, porque muchos de los habitantes de la tierra y muchos de los moradores del mar siguieron viviendo felices en la siguente [sic] época. Tristemente, no existe tal explicación». (Una nueva investigación de los dinosaurios, Alan Charig, pág. 150).
Pero, tal explicación SI [sic] EXISTE. Si usted pone a un lado el sistema evolucionista, elimina millones de años, y toma la Biblia seriamente [sic], entonces encontrará una explicación que se queda con los datos y se entiende perfectamente:
En el tiempo del diluvio, murieron muchas de las criaturas del mar, pero algunas sobrevivieron. También, murieron todas las criaturas terrestres fuera del arca, pero los representantes de todos los tipos que sobrevivieron en el arca vivían en el nuevo mundo después del diluvio. Esos animales terrestres (incluyendo los dinosaurios) encontraron el mundo nuevo muy diferente de lo que era antes del diluvio. Fue debido a:
1. Más competencia por la comida que ya no era tan abundante.
2) Otras catástrofes.
3) El hombre casaba [sic] para comer y tal vez por diversión.
4. La destrucción de moradas naturales, etc.
Pasando el tiempo [sic] murieron muchas especies de animales. El grupo de animales que llamamos «los dinosaurios» también se murió. En realidad, cada año un gran numero [sic] de animales se extingue. Parece que la extinción es la norma en la historia de la tierra y no la formación de nuevos tipos de animales como espera la evolución.
¿Veremos algún día un dinosaurio vivo?
La respuesta es tal vez no. Pero ¿Quién sabe? Algunos científicos creen que hayan [sic] sobrevivido unos pocos dinosaurios en selvas remotas. Todavía están descubriendo nuevas especies de animales y plantas en las áreas que han sido demasiado difíciles de explorar. En ciertos países, los nativos describen bestias que suenan ser [sic] como los dinosaurios.
Por supuesto, los creacionistas no serían sorprendidos [sic] si alguien encontrara un dinosaurio vivo. Sin embargo, los evolucionistas tendrían que explicar porqué [sic] hicieron las declaraciones dogmáticas de que el hombre y el dinosaurio nunca vivieron al mismo tiempo. Sospecho que dirían algo como: «Este dinosaurio, de alguna manera sobrevivió porque estaba atrapado en un área remota que no ha cambiado durante millones de años». ¿Lo ve? No importa lo que sea encontrado [sic], o qué tan [sic] contradictorio sea a las ideas evolucionistas, siempre podrán inventar «una respuesta» porque la evolución es una creencia. ¡No es la ciencia! ¡No es un hecho!
¿Que lecciones podemos aprender de los dinosaurios?
Cuando vemos los huesos de los dinosaurios, podemos recordar que la muerte no era parte de la creación original. Actualmente [sic], la muerte es un resultado que entró cuando el primer hombre desobedeció a Dios. La Biblia nos dice que también hemos pecado porque somos descendientes de Adán. «Por lo tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, asi [sic] la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:23). Necesitamos reconocer que la maldad que hay en el mundo está alli [sic] por causa del pecado, porque se rebeló el hombre en contra de Dios.
Podemos recordar que Dios, quien hizo todas las cosas y los dinosaurios, es también el Juez de toda Su creación. Juzgó la rebelión de Adán con la maldición de la muerte a todo el mundo. Adán fue advertido acerca de lo que pasaría si desobedeciere el mandamiento de Dios de no comer la fruta de cierto árbol. «Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás» (Génesis 2:17).
También los dinosaurios pueden recordarnos que Dios juzgó la rebelión en los días de Noé. Destruyó con agua al mundo malo, causando la muerte de millones de criaturas. Nos enseña la Biblia que El [sic] juzgará al mundo otra vez, pero la próxima vez con fuego: «Pero el dia [sic] del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas» (2Pedro 3:10).
También podemos recordar que después de este juicio por fuego, Dios hará un cielo nuevo y una tierra nueva: «Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia» (2Pedro 3:13). «Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron». (Apocalípsis [sic] 21).
Pero también somos advertidos [sic] que a muchos no les será permitido entrar en esta tierra nueva sino que sufrirán por la eternidad: «Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda» (Apocalípsis [sic] 21:8). Los seres humanos, que son pecaminosos por sus propios pecados, no pueden vivir con el Dios Santo, y son condenados a ser separados de Dios. Pero, Dios provió [sic] un maravilloso medio de liberación del pecado. La Biblia enseña que Dios ofreció el necesario sacrificio perfecto para pagar la consecuencia por el pecado del hombre. El mismo Hijo de Dios, de hecho El [sic] que creó el mundo (Colosenses 1:16), vino a la tierra como un hombre, como descendiente de Adán, para sufrir la penalidad de muerte por el pecado. «Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho [sic]. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados» (I Corintios 15:20-22).
El Señor Jesucristo murió en la cruz, pero al tercer día resucitó, conquistando la muerte, para que cualquiera que cree en El [sic] y lo recibe en su vida, puede volver a Dios y vivir por la eternidad con el Creador. «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él [sic] cree, no se pierda mas tenga vida eterna» (Juan 3:16). «Si confesamos nuestros pecados, él [sic] es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda madad [sic]» (I Juan 1:9).
Hay una advertencia para las personas que no reciben por fe lo que Cristo ha hecho para ellas y no recononcen [sic] su actitud pecaminosa ni su necesidad de redención. La Biblia les dice a tales que vivirán para siempre, pero separados de Dios en un lugar de tormento que se llama el infierno. Pero para los que encomiendan sus vidas al Señor. ¡Qué buena esperanza! ¡Qué maravilloso Salvador! ¡Qué completa salvación en cristo [sic] el Creador!

domingo, 7 de febrero de 2010

Banda que copia a Tokio Hotel se llama Guns Roses creo?

Holis, ayer vi un video de una banda k copia a Tokio Hotel y la vdd me da musho koraje xq Tokio Hotel son geniales y m molesta k se cuelgen de su fama. La banda que vi no me acuerdo kmo se llmaba pero era algo como Guns Roses y el vokalista le copio la imagen a Billy kon el cabesho peinado iwal pero rojo, la kancion que vi se llamaba The Jungle o asi no recuerdo bien pero porfis diganme k banda es y xq le copia a Tokio Hotel.

jueves, 4 de febrero de 2010

Sección Clasificados – Ofertas de empleo; a mantenella y no enmendalla.

Viernes, 03 de abril de 2009 (Gente en Burgos).


Sección Clasificados – Ofertas de empleo; a mantenella y no enmendalla (y encima inventándose palabros como “streeper”).

Polémica por las declaraciones de Miss Universo sobre Guantánamo.



Las opiniones de la Miss Universo 2008, la venezolana Dayana (sic) Mendoza, sobre su viaje a la base naval de Guantánamo en Cuba, donde Estados Unidos mantiene más de 200 prisioneros pese a duras críticas de grupos humanitarios, causaron polémica en la prensa del país sudamericano.
La joven escribió en su blog, citado por los medios locales, que Guantánamo era un “lugar relajante, tranquilo y hermoso”, lo que fue recibido con estupor en su país de origen.
“¡Fue muuuy divertido!”, escribió Mendoza, relatando cómo ella y Crystle Stewart, actual Miss Estados Unidos, conocieron a militares, pasearon por la base, visitaron una playa “increíble” y vieron una demostración de perros militares. “Visitamos los campos de los detenidos y vimos las celdas, las duchas, cómo se entretienen con películas, clases de arte, libros. Fue todo muy interesante”, explicó la reina de belleza.
Una periodista de un canal de TV privado local llamó la atención sobre la necesidad de formar a las reinas de belleza para que estén informadas de lo que ocurre internacionalmente. “Deberíamos en Venezuela tener misses integrales”, declaró la periodista Ana Karina Villalba, recordando que, hace años, una Miss Venezuela declaró durante el concurso que le encantaba la “música de William Shakespeare”.
En defensa de Mendoza acudió la presidenta de la organización de Miss Universo, Paula M. Shugart, quien a través del mismo blog explicó que la joven venezolana sólo se refería a la “hospitalidad” recibida en la base, por la que pasó brevemente dentro de sus actividades como Miss Universo, que incluyen visitas a tropas militares.
No obstante, los comentarios de Mendoza sobre Guantánamo fueron retirados inmediatamente de su blog en Internet. Pero fue demasiado tarde, porque por diversas páginas Web corrían ya bromas y críticas a las declaraciones de la Miss Universo, de 22 años. “Habría que meter presa a Dayanita”, “Vamos de vacaciones a Guantánamo porque es muuuy divertido”, decían algunos de los comentarios.
El presidente estadounidense, Barack Obama, ordenó en enero el cierre de la prisión de Guantánamo en el plazo de un año, después de múltiples denuncias sobre maltrato físico a los prisioneros, quienes proceden de países donde Estados Unidos ha librado su guerra contra el terrorismo desde finales de 2001.

La industria ‘más antigua del mundo’



La industria ‘más antigua del mundo’ también ha mostrado un gran interés: durante la feria del porno AEE, un portavoz de la productora Glacier Media Systems se mostró convencido de las posibilidades de llevar las películas eróticas bidimensionales a la tercera dimensión.
Siempre se ha dicho que la prostitución es “el oficio más antiguo del mundo”, bien porque realmente pudiera ser cierto (lo dudo) o para utilizarlo como eufemismo. De lo que no estoy tan seguro es qué opinarán los actores y actrices de películas pornográficas y eróticas cuando vean que en esta publicación se les equipara con dicha profesión.

Mi jefe me dijo: ‘tiene cinco minutos para abandonar su puesto’.



Michael Savu, 49 años, ingeniero automovilístico. “Mi jefe me dijo: ‘tiene cinco minutos para abandonar su puesto’.”
“Mi jefe se me acercó y dijo: ‘¿Podemos hablar?’. Llevaba 29 años como ingeniero en Chrysler y pensaba que mi puesto era seguro. Pero, entonces, me dijo: ‘Está despedido. Debe estar fuera en cinco minutos.’ Me quedé de piedra.”
Savu fue al psicólogo para aprender a aceptar este cambio. Su familia también lo notó: “Mi hija ha tenido que dejar la universidad a la que iba, era demasiado cara. Ahorré durante años para la educación de mis hijas, pero ahora veo que no es suficiente. Necesitamos 34.000 dólares al año para cubrir gastos.” Está asistiendo a un programa estatal de formación como especialista informático y ha encontrado un trabajo a media jornada. “Pero gano dos tercios menos que antes.”

lunes, 1 de febrero de 2010

Haciendo nuevas amigas

Con quien sí suelo comulgar bastante es con Arturo Pérez-Reverte, que aquí (24 de febrero de 2008) continúa con el tema que abrió Carlos Herrera dos semanas antes.



La ventaja de vivir en España es que a veces me dan hecha esta página, o casi. Hoy se la brindo a la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, a cuya presidenta, Rafaela Pastor, debo el asunto. Diré de paso que escribo presidenta porque está impuesto por el uso —por eso figura en los diccionarios— y también por ese agradecimiento del que antes hablaba; en realidad presidenta es a presidente lo que amanta es a amante; y que yo recuerde ahora, sólo parturienta es de verdad parturienta y no parturiente, pues las únicas que paren son las hembras, mientras que amante, contribuyente, paciente o presidente, por ejemplo, son palabras de género neutro —aquí sí es correcto decir género y no sexo, pues hablamos de palabras, no de personas—. Pero bueno. Igual todo esto es muy complicado para doña Rafaela. Así que para no darle quebraderos de cabeza, iré al grano. Y el grano es que la antedicha, en nombre de la plataforma que preside, exigió hace unos días que la Real Academia Española incluya en el diccionario las palabras miembra y jóvena, con este singular argumento de autoridad: «Si tenemos que destrozar el lenguaje para que haya espacios de igualdad, se deberá hacer». Y además, dos huevos duros.
Pero lo más bonito del aquí estoy de doña Rafaela se refiere al latín, al que acusa de originar buena parte de los males que afligen a las mujeres en España. El latín es machista y culpable, sostiene apuntando con índice acusador. El español actual viene, según ella, de una lengua forjada en una época «en que las mujeres eran tratadas como esclavas y eran los hombres los que decidían y concentraban todo el poder». Sobre el árabe —que también tuvo algo que ver en nuestra parla— doña Rafaela no se pronuncia: sería racismo intolerable en boca de una feminata andalusí. Es sólo la lengua de Virgilio y de Cicerón la que, a su juicio, «nos supone un lastre, ya que validamos nuestra sociedad mirando siempre al pasado». Lo curioso es que, a continuación, la señora —dicho sea lo de señora sin animus iniuriandi— admite que ni sabe latín ni maldita la falta que le hace. Sobre la historia de Roma, de quiénes eran esclavos y quiénes no lo eran, tampoco parece saber más que de español o de latín; pero en política, como en internet, cualquier indocumentado afirma cualquier cosa, y no pasa nada. Es lo bueno que tienen estos ambientes promiscuos. Cuantos más somos, más nos reímos.
Lo más estupendo y moderno es la conclusión de doña Rafaela: hace falta una represión «a través de inspecciones sancionadoras» de quienes no ajusten su lenguaje a la cosa paritaria, a las leyes de igualdad estatal y andaluza, y a ese prodigio de inteligencia y finura lingüística que es el Estatuto de Andalucía. En cuyo contenido político, por cierto, no me meto; pero cuya pintoresca redacción, que incurre en los extremos más ridículos, debería avergonzar a todos los andaluces —y andaluzas— con sentido común. O sea: para que España sea menos machista, cada vez que yo me siento a teclear esta página, por ejemplo, debería tener a un inspector de lenguaje sexista sentado en la chepa, dándome sonoras collejas cada vez que escriba señora juez en vez de señora jueza —que la RAE incluya algo en el diccionario no significa que sea lo más correcto o recomendable, sino sólo que también se usa en la calle—; o me haga pagar una multa si no escribo novelas paritariamente correctas: un guapo y una guapa, un malo y una mala, un homosexual y una lesbiana, una parturienta y un parturiento.
Y sobre todo, el latín. Ahí está, sí, la fuente de todos los males, a juicio de doña Rafaela y su hueste. Tolerancia cero, oigan. Incluso menos que cero. Ni un elogio más a esa lengua que, incluso muerta, sigue haciendo tanto daño. Porque cada vez que a una mujer la despiden del trabajo en Manila por estar embarazada, la culpa es del latín. Cada vez que una mujer taxista le grita a otra conductora —lo presencié en Madrid— «¡Mujer tenías que ser!», la culpa es del latín. Cada vez que hay una ablación de clítoris en Mogadiscio, la culpa es del latín. Cada vez que un hijo de puta acosa o viola a su empleada en San Petersburgo, la culpa es del latín. Cada vez que un capullo meapilas se arrodilla ante una clínica de Londres con los brazos en cruz para protestar contra el aborto, la culpa es del latín. Cada vez que un marido llega a casa borracho, en Yakarta, y golpea a su mujer, la culpa es del latín. Cada vez que una mujer le pega una paliza en Vigo a la mujer que es su pareja, la culpa es del latín. Si los académicos no hubieran estudiado latín, la Real Academia Española estaría llena de miembras, y el diccionario lleno de jóvenas. Y a las imbéciles, con mucha propiedad, las llamaríamos imbécilas.