jueves, 10 de junio de 2010

Normal en España


Domingo, 01 de noviembre de 2009 (XL Semanal / El bloc del cartero).


Reproduzco aquí la triste carta de D. Víctor Hernández López, titulada «Normal en España».


Una noche, en Jaén, me dirigía a mi casa después de visitar a unos amigos, cuando me topé con una pareja de color (sic; no dice cuál), brasileños ellos. Venían de Madrid en busca de mejores condiciones laborales. Con un miedo en los ojos algo paradójico, ya que el hombre destacaba por su corpulencia, me preguntaron si conocía algún lugar para pasar la noche y si podía acompañarlos hasta la misma recepción y ayudarlos con el ‘trámite’ del registro. La imagen en principio era divertida y decidí ir con ellos. En el primer hotel, al vernos a los tres, nos dijeron que ‘sólo’ quedaba una habitación, con una cama «demasiado pequeña para dos personas». Como para mí, no para ellos… Cambiamos de estrategia; esta vez entraría yo primero, por separado, y después la pareja. En el segundo hotel me habría podido alojar por una cantidad aceptable, mientras que para los brasileños no disponían de habitaciones por menos del triple, una cifra inalcanzable para ellos. Finalmente, conseguí una habitación a un precio también excesivo en un tercer hotel. Me sentí realmente bien cuando me dieron las gracias, pero la vergüenza me quemaba por dentro. No pude sino pedirles perdón, a lo que la mujer respondió con una sonrisa: «No pasa nada, es normal en España».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo. Cualquier comentario será bienvenido siempre que cumpla tres simples condiciones:
- Educación: procure expresarse en términos corteses y evitar las palabras malsonantes.
- Congruencia: no se publicarán comentarios fuera de contexto (para los amantes del "espanglish", me refiero a lo que ellos denominan "offtopic" o "fuera de tópico").
- Ortografía y gramática: Internet está repleto de diccionarios y manuales gratuitos para consultar; además, aunque no son muy fiables, cualquier procesador de texto dispone de corrector ortográfico.