lunes, 5 de julio de 2010

Intereconomía explica mediante “razones científicas” por qué el preservativo no es efectivo en África

El canal de televisión avala las tesis del Papa y asegura que existen «razones científicas» como que los africanos no destacan «por su manicura» y podrían rasgar los preservativos al abrirlos. Viernes, 27 de noviembre de 2009 (Noticias de Navarra).



Lo que este reportaje no consiguió en la televisión, lo está consiguiendo en la red. La difusión que está teniendo, aún meses después de su emisión es memorable.
En vídeo en cuestión, es un reportaje en el que el canal de televisión Intereconomía hace suyas las tesis del Papa Benedicto XVI poniendo en duda la efectividad de los preservativos como medio anticonceptivo y forma de protegerse ante el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) y otras enfermedades de transmisión sexual. Aseguran los reporteros de Intereconomía que existen razones científicas que avalan los argumentos de su Santidad.
Por ejemplo, en el vídeo se explica que en África es «imposible» que los profilácticos se mantengan en un lugar «fresco y seco», o que ante la advertencia de las instrucciones del riesgo de rasgar el producto con las manos a la hora de abrirlo, el reportero asegura que precisamente «la manicura de África no destaca». Otro argumento esgrimido por los de Intereconomía es la imposibilidad de la mayoría de los usuarios africanos para poder leer las instrucciones de uso.
El vídeo está dando la vuelta de nuevo a Internet, causando más indignación que adhesión a estos “argumentos científicos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo. Cualquier comentario será bienvenido siempre que cumpla tres simples condiciones:
- Educación: procure expresarse en términos corteses y evitar las palabras malsonantes.
- Congruencia: no se publicarán comentarios fuera de contexto (para los amantes del "espanglish", me refiero a lo que ellos denominan "offtopic" o "fuera de tópico").
- Ortografía y gramática: Internet está repleto de diccionarios y manuales gratuitos para consultar; además, aunque no son muy fiables, cualquier procesador de texto dispone de corrector ortográfico.