lunes, 14 de febrero de 2011

Un programa de deportes de Cuatro se ríe de un mendigo

Jueves, 13 de mayo de 2010 (Marca).



Lama animó a que le echasen monedas, bufandas, teléfonos móviles... «Por lo menos esta noche podrá ver el partido con algo caliente para comer», comentó el periodista.
Indignante la actuación de Manolo Lama en el informativo deportivo de Cuatro. En la conexión en directo Lama humilla a un mendigo mientras desde el estudio le ríen la “gracia” a su colega.
La conexión fue así. Manu Carreño y Luis García dan paso a Manolo Lama y le preguntan por su ‘sorpresa’, que suele dar cuando finaliza una conexión. El periodista aparece entonces en una calle transitada de Hamburgo junto a un mendigo y rodeado de aficionados del Atlético de Madrid.
Su intención era, supuestamente, “demostrar que los españoles son generosos”, así que animó a todos los aficionados rojiblancos a que echasen monedas al mendigo, bufandas, teléfonos móviles y todo lo que tengan.
El mendigo, que mostraba signos de no entender nada, contemplaba estupefacto la escena y algo temeroso. Le habían colocado una bufanda a su perro y le dejaban todo tipo de objetos en un plato metálico. «Por lo menos esta noche podrá ver el partido con algo caliente para comer», comentó Manolo Lama.
Pero segundos antes de que acabase la conexión se pudo ver cómo los que habían participado en la pantomima quitaban al mendigo la bufanda y todos los objetos que supuestamente le estaban regalando.

El terrorista de Times Square casi logra huir gracias a una cadena de fallos

Jueves, 06 de mayo de 2010 (La Voz de Galicia).

Este hijo de un militar de alto rango de Pakistán estaba siendo vigilado desde el lunes y despistó a los policías.
Faisal Shahzad, el terrorista que colocó el coche bomba en Times Square, embarcó en un avión con destino a Dubai a pesar de que su nombre estaba en la lista de personas a las que no debía permitírseles volar desde la tarde del domingo. Solo cuando el aparato ya estaba en la pista de despegue, con el paquistaní en su asiento, las autoridades advirtieron que era él el hombre que buscaban y abortaron el despegue del avión.
«Os estaba esperando. ¿Sois de la policía de Nueva York o del FBI?», dijo tranquilamente a los agentes cuando lo detuvieron. Y es que hasta él se debió de sorprender de haber podido pasar todos los controles.
Y ese no ha sido el único fallo de seguridad. Shahzad ya había sido identificado el pasado domingo como el hombre que había comprado el vehículo en el que estaba la bomba. El lunes fue localizado en su casa de Bridgeport (Connecticut) y comenzó a ser vigilado por miembros de las fuerzas de seguridad. Pero esa misma tarde y sin que se haya explicado aún cómo, Shahzad logró huir de sus vigilantes, conducir su coche hasta el aeropuerto JFK de Nueva York, comprar un billete -pagado en efectivo- a Dubai, como escala para ir a Pakistán, pasar los controles y embarcar. La compañía aérea ha explicado que no había actualizado la lista de personas que tienen prohibido volar y que las autoridades les habían enviado un día antes con el nombre de Faisal Shahzad.
Esta vez, como sucedió con el intento de atentado del día de Navidad contra un avión que iba a Detroit, se ha cuestionado la efectividad de los controles aéreos. Ahora los obligarán a actualizar las listas en un máximo de dos horas a partir de la notificación del Gobierno.
Una vez detenido, Shahzad reconoció que había estado en un campamento de entrenamiento en la región paquistaní de Waziristán, en la frontera con Afganistán. Y aunque confesó que actuó solo, las autoridades investigan si es cierto.
También llama la atención su perfil, muy distinto a los de otros terroristas. Shahzad es de Mohib Banda, cerca de Peshawar, e hijo de un militar paquistaní de alto rango de las Fuerzas Aéreas y de una familia acomodada. Llegó a Estados Unidos hace más de diez años. Fue a la universidad y se convirtió en un experto en Economía y Finanzas y consiguió trabajo de asesor en Wall Street. Un joven interesado por la moda y al que sus conocidos paquistaníes califican de “muy moderno”. Según la definición que el jefe de la policía de Nueva York hizo de él: «Aquí tenemos a un individuo que por todas sus características no debería estar involucrado en asuntos de terrorismo. Y sin embargo lo ha estado, y lo admite libremente».
Respecto a sus conexiones en Pakistán, representantes del ejército han declarado que los talibanes de este territorio no tienen capacidad para organizar un atentado en EE.UU.

¡Volvemos a las andadas!

Viernes, 30 de abril de 2010 (Gente en Burgos).

Sección Clasificados – Ofertas de empleo.