jueves, 2 de junio de 2011

El Senado rechaza legislar las cláusulas de suelo de las hipotecas. Todos los grupos votaron en contra de la proposición de ley del Partido Popular

Viernes, 23 de julio de 2010 (Facua).


El Pleno del Senado ha rechazado, con 120 votos a favor, 132 en contra y una abstención, incluir una modificación en la Ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios para legislar y regular el carácter abusivo de las cláusulas de suelo de las hipotecas.
La proposición de Ley, presentada por el Partido Popular, fue rechazada ayer después de que el 23 de septiembre de 2009 el Pleno de la Cámara Alta aprobara por unanimidad una moción para reclamar al Gobierno medidas para evitar los abusos de las entidades bancarias en las revisiones de los créditos hipotecarios.
Con su rechazo, todos los grupos políticos del Senado, a excepción del PP, se han decantado por acoger las conclusiones emitidas por el Banco de España en un informe que advirtió de que la eliminación de las cláusulas de suelo de las hipotecas tendría un impacto negativo en las cuentas de las entidades financieras. El Banco de España elaboró este informe en noviembre de 2009 a petición del Senado.
Este tipo de cláusulas consisten en establecer un suelo para el tipo de interés, que fija un mínimo del que no se puede bajar e impiden al usuario beneficiarse de las bajadas del Euríbor.
Las hipotecas también tienen cláusulas de techo, pero mientras este suele rondar entre el 10% y el 12% del interés, el suelo está en el 3% de media, aunque en algunos casos queda fijado en el 4% e incluso en el 5%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo. Cualquier comentario será bienvenido siempre que cumpla tres simples condiciones:
- Educación: procure expresarse en términos corteses y evitar las palabras malsonantes.
- Congruencia: no se publicarán comentarios fuera de contexto (para los amantes del "espanglish", me refiero a lo que ellos denominan "offtopic" o "fuera de tópico").
- Ortografía y gramática: Internet está repleto de diccionarios y manuales gratuitos para consultar; además, aunque no son muy fiables, cualquier procesador de texto dispone de corrector ortográfico.