martes, 26 de julio de 2011

La Iglesia belga elude pedir perdón a las víctimas de los abusos sexuales



La jerarquía católica advierte de que los casos de pederastia se dan también en otros colectivos sociales.
Tres días después de que se supiera que cerca de medio millar de menores fueron sometidos a abusos por sacerdotes en Bélgica entre las décadas de los cincuenta y los ochenta, y que trece de ellos acabaron suicidándose, la jerarquía católica reaccionó ayer con un discurso ambiguo y contradictorio, a medio camino entre la autojustificación y la compasión hacia las víctimas. Los obispos eludieron pedirles perdón expresamente, y trataron de responsabilizar del problema a toda la sociedad.
En una multitudinaria rueda de prensa a la que, según varios medios locales, no se permitió acceder a los representantes de quienes sufrieron los asaltos sexuales, el jefe de la Iglesia belga y obispo de Malinas, André Leonard, reconoció que los hechos le hacían «temblar».
El informe elaborado por una comisión de expertos dirigida por el psiquiatra infantil Peter Adriansens, registró 475 denuncias de abusos y violaciones a niños y niñas de entre 2 y 18 años de edad, que se dieron en todas las diócesis y en todos los centros escolares católicos del país. Leonard anunció que se creará un centro para atenderlos, y reconoció que la institución que dirige había cometido numerosos fallos en la gestión de la situación durante todo este tiempo. Pero los calificó como «errores del pasado», y ni siquiera se mostró dispuesto a colaborar con la Justicia para denunciar a los culpables. «La mayoría son casos antiguos, que se denuncien ellos mismos», pidió, insinuando que su responsabilidad penal ya habría prescrito.
Por si fuera poco, el obispo de Tournai, Guy Harpigny, encargado en el episcopado de tramitar las denuncias de pederastia, lanzó balones fuera asegurando que el problema no afecta solo a la Iglesia, sino que se extiende a otros colectivos, que no citó, y que, por tanto, el debate debe ser ampliado a toda la sociedad.
Los obispos no aclararon cómo castigarán a los responsables, como Roger Vangheluwe, ex obispo de Brujas, y quien todavía no ha sido expulsado de la Iglesia a pesar de que en abril pasado reconoció que durante años había violado a un sobrino, y que presionó posteriormente a sus familiares para que no lo hicieran público.
Dolor del Papa.
El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo ayer que «naturalmente, el Papa siente mucho dolor» por escándalo de pedofilia en Bélgica.

Matones pagados con dinero público en el parque de El Retiro



Pasear por el parque de El Retiro se ha convertido en un infierno para muchos ciudadanos. Algunos Agentes de Parque, funcionarios del Ayuntamiento de Madrid, actúan como auténticos matones, propinando palizas y hostigando a usuarios, especialmente mujeres mayores. Todo ello, por pasear con perros sueltos o dar de comer a gatos abandonados. Mientras tanto, el Ayuntamiento de Madrid ignora las quejas interpuestas por Ecologistas en Acción.
«¿No has escarmentado?» Es la frase que le dirigieron dos Agentes de Parque a un ciudadano, el pasado 7 de septiembre, antes de propinarle una brutal paliza. Estos mismos Agentes ya le habían golpeado dos meses antes.
El 8 de julio, tras una discusión por motivo de la perra, propiedad del agredido, varios Agentes de Parque le persiguieron en moto hasta que salió del parque. Ya fuera de El Retiro, en las proximidades del Casón del Buen Retiro, en la calle Alfonso XII, los motoristas le redujeron tirándole al suelo. Una vez en el suelo le dieron patadas, le colocaron boca abajo, le inmovilizaron poniéndole las rodillas en la espalda y la cara contra el suelo. En esta posición ni podía moverse, ni apenas respirar. A pesar de lo cual siguieron dándole patadas. Posteriormente llamaron a la policía municipal que lo llevó detenido a la comisaría, de la policía nacional, en la calle Huertas. Ante el maltrecho estado del detenido, la policía nacional lo trasladó al ambulatorio de la calle Alameda. Allí, viendo los médicos el penoso estado del detenido, lo enviaron al hospital Gregorio Marañón. Finalmente fue denunciado por desacato y resistencia a la autoridad.
Después de este episodio, el pasado 7 de septiembre se repitió la escena. Estaba cepillando a su perra, en las proximidades del teatro de títeres, cuando se acercaron los mismos motoristas. Tras una nueva discusión, le golpearon dándole con el casco en la cara y lo arrastraron por el suelo. El agredido, cuando pudo zafarse de los Agentes de Parque, salió de El Retiro, y, presa del pánico, se escondió durante media hora en un portal en la calle Espalter para no ser detenido nuevamente por la policía.
Tras propinarle la paliza, los Agentes de Parque, se alejaron burlándose del agredido y gritándole que esperaban que le hubiera servido de lección. Testigos presenciales corroboran los hechos.
Los hechos han sido denunciados por el agredido ante la Justicia y por Ecologistas en Acción ante el Ayuntamiento de Madrid. No es la primera vez que esta organización denuncia abusos de autoridad del cuerpo de Agentes de Parque. El pasado mes de mayo se presentó una queja dirigida al alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, exponiendo en esa ocasión el hostigamiento que algunos usuarios, especialmente mujeres mayores, estaban sufriendo. Hasta la fecha ni el alcalde, ni ningún otro cargo municipal, ha respondido.
Los Agentes de Parque se crearon en 2005 con el objetivo de mejorar el uso cívico de los parques. Dependen del Área de Gobierno de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, presidido por Ana Botella. Actualmente, algunos de estos funcionarios se han convertido en auténticos matones, pagados con dinero público, a quienes se les consiente extralimitarse en sus cometidos.

Orange factura a una usuaria cientos de euros en llamadas imposibles ‘realizadas’ simultáneamente



Otro ejemplo de los errores en la facturación de las ‘telecos’.
Una llamada comienza antes de que finalice la anterior, irregularidad que se repite hasta nueve veces en el mismo día.
FACUA-Consumidores en Acción ha emprendido actuaciones en defensa de una usuaria a la que Orange pretende cobrar cientos de euros en llamadas imposibles que según la factura se habrían realizado simultáneamente.
La última factura de móvil recibida por María D. M., de Sevilla, incluye más de 500 euros por veinte llamadas supuestamente realizadas el 9 de agosto a una línea de información sobre números de teléfono, con prefijo 118.
La afectada asegura que estas llamadas no fueron efectuadas desde su línea. Y entre los argumentos que corroboran la existencia de irregularidades en la facturación hay uno incontestable: buena parte de las supuestas conversaciones coinciden en el tiempo.
Así, el recibo refleja que nueve de las llamadas se habrían hecho antes de que finalizase la anterior. Por ejemplo, la factura indica que una de ellas comenzó a las 13.48 horas y, pese a que supuestamente duró más de 29 minutos, a los cuarenta y un segundos de su inicio aparece la siguiente.
Pese a que resulta evidente que se ha producido una anomalía en la facturación, Orange no sólo no ha atendido las reclamaciones de la usuaria, sino que le ha suspendido la línea por no pagar la factura. La afectada se ha asociado a FACUA para que defienda sus derechos.
En total, Orange ha facturado 518,22 euros (439,17 más el 18% de IVA) irregularmente. Cantidad que FACUA le ha exigido que anule advirtiendo a la compañía que le reclamará los perjuicios ocasionados a la usuaria por suspenderle la línea, como también lo hará si la incluye en registro de morosos.
Para colmo, la afectada tiene activado un límite de consumo de 18 euros mensuales, según el cual en cuanto su facturación alcanzase esta cantidad tendría que bloquearse el servicio telefónico, algo que Orange ha incumplido.
Errores en la facturación de las telecos.
FACUA advierte que este es un ejemplo más de que los sistemas de facturación de las compañías de telecomunicaciones no son infalibles.
Recientemente, Orange facturó a un usuario más de 1.000 euros por una llamada de 0 segundos realizada a sí mismo durante un vuelo con el móvil apagado. Pese a que se trataba de otra llamada imposible, la empresa instó reiteradamente al afectado a que pagase, hasta que FACUA intervino y la compañía anuló la facturación.
En este sentido, la asociación recuerda las numerosas reclamaciones que están planteando los usuarios sobre la facturación de llamadas no realizadas a líneas 905.
Uno de los más de 2.500 casos recibidos por FACUA sobre las irregularidades en la facturación de los 905 es el de un usuario al que Ono envió dos facturas con 17.908 llamadas falsas por importe de casi 20.000 euros. Tras las actuaciones de la asociación, los recibos acabaron siendo anulados.
Pero FACUA advierte que la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (Setsi) suele dar la espalda a los usuarios que presentan este tipo de reclamaciones, argumentando generalmente que si los recibos reflejan las llamadas, no hay ningún error de las compañías.
La asociación considera que la Setsi debe modificar sus criterios en el tratamiento de estas quejas. Y es que no puede obligarse a los usuarios a demostrar que no han hecho determinadas llamadas, sino que deben ser las compañías las que aporten pruebas de que éstas sí han sido realizadas, para lo que la mera aportación de una factura es claramente insuficiente.

viernes, 15 de julio de 2011

173 días preso por un error judicial



Un hombre reclama 175.000 euros por una confusión que le llevó a la cárcel.
Flavio Emilitín Silva Moreira se desgañitó diciendo a la policía, al juez y a quien quiso oírle que él no había hecho nada malo. De nada sirvieron sus súplicas para que se cotejasen sus huellas dactilares con la del auténtico delincuente. Le subieron a un furgón policial, esposado, y acabó en la cárcel de Basauri (Vizcaya). Hasta que se deshizo el entuerto pasaron 173 días. Y es que su nombre, Flavio Emilitín Silva, y nacionalidad, Guinea-Bissau, coincidía con la de un individuo que estaba preso en Almería por receptación y que había huido durante un permiso penitenciario.
Silva Moreira paseaba tranquilo por las calles de Bilbao, el 3 de agosto de 2007, cuando una dotación policial le pidió que se identificase. Los policías introdujeron sus datos en el ordenador central y allí figuraba una orden de búsqueda, captura e ingreso en prisión contra alguien que se llamaba prácticamente igual que él. La orden procedía de un tribunal situado a unos 1.000 kilómetros de Bilbao, la Audiencia Provincial de Almería. El Juzgado de Instrucción 9 de Bilbao no creyó sus lamentos de inocencia y ordenó encarcelarle a disposición del tribunal andaluz. Fueron 173 días de impotencia y rabia. Un cautiverio alimentado además por la burocracia judicial. Hubiese bastado con cotejar sus huellas con las que figuraban en el sumario de Almería para aclararlo todo al instante. Pero acababa de comenzar agosto. Y tuvo que esperar hasta febrero de 2008 para abandonar las rejas, cuando el juez de Bilbao se cercioró de que todo era un error y archivó la causa. La policía le entregó un informe que acreditaba “sin género de dudas” (las huellas eran diferentes) que el Flavio Emilitín Silva encarcelado no era el Flavio Emilitín Silva buscado en Almería por quebrantamiento de condena.
Un gravísimo error que ha traído graves consecuencias personales a Flavio Emilitín. Según consta en un informe del Consejo General del Poder Judicial, su estancia carcelaria le ha generado “graves trastornos psicológicos y ha cercenado su vida laboral”. El Poder Judicial, a petición del Ministerio de Justicia, ha analizado este caso y entiende que se ha producido un error en la identificación del verdadero reo atribuible “a la Administración de Justicia”. Flavio Emilitín reclama ahora al Estado 175.000 euros por los 173 días de lamentos que nadie quiso escuchar.

El pastor antiislámico se reafirma en la quema de coranes pese a la presión internacional



La Casa Blanca, los líderes religiosos de EE. UU., la UE y el Papa critican la intolerancia religiosa y la “histeria antimusulmana” en vísperas del 11-S.
El pastor protestante Terry Jones, fanático jefe de una Iglesia que cuenta con apenas 50 seguidores, ha logrado desencadenar un escándalo mundial al anunciar —e insistir en ello— que el próximo sábado, noveno aniversario de los ataques terroristas del 11-S, planea una quema masiva de copias del Corán que tiene en vilo al mundo islámico.
«Lo vamos a hacer, claro que sí», declaraba ayer Terry Jones, pastor que guía los pasos —y el odio contra los musulmanes— de un puñado de feligreses en el progresista pueblo de Gainesville (Florida). La congregación de Jones no está adscrita a ninguna denominación religiosa concreta, aunque sigue la tradición Pentecostal. El Dove Outreach Center —así se denomina la iglesia de Jones— era ignorado por los habitantes de la localidad que acoge la Universidad de Florida hasta que el reverendo comenzó su particular campaña propagandística contra el Islam.
«Vamos a mandar un claro mensaje al Islam», proclama Jones ahora al mundo. «No dejaremos que su terror nos controle, no seremos dominados», dice. «Creemos que ha llegado la hora de que América sea América». En una rueda de prensa celebrada frente a su iglesia, Jones indicó que, «como se pueden imaginar, hemos recibido muchas presiones dirigidas a que cancelemos el evento. Pero por el momento no tenemos intención de cancelarlo. No creemos que dar marcha atrás sea lo correcto».
El pastor, autor de un libro titulado Islam is of the Devil (El Islam es del Demonio), asegura que su iniciativa «también ha recibido apoyos» y defiende la quema del libro sagrado musulmán el próximo sábado como un evento «para llamar la atención respecto a algo que está mal». «Es tiempo de ponernos en pie y enfrentar el terrorismo», agregó.
Naciones Unidas, el Vaticano, la Casa Blanca, la Unión Europea y personalidades relevantes han pedido a Jones que cancele sus fanáticos planes con mayor o menor diplomacia. La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha calificado de “vergonzoso” el proyecto de Jones. «Me reconforta saber que líderes religiosos de distintas creencias consideran el acto irrespetuoso», declaró Clinton.
Los principales líderes judíos, musulmanes y de la Iglesia católica de EE. UU. han condenado la “histeria antimusulmana” desatada en el país, informa Reuters, y el líder islámico local, Muhammad Musri, ha mantenido una entrevista con él en la que le ha pedido la cancelación del evento.
En un comunicado difundido la noche del martes, los responsables religiosos denuncian la “desinformación e intolerancia absoluta” contra los musulmanes. «Atacar alguna religión en EE. UU. es violentar la libertad religiosa de todos los estadounidenses». Para el fiscal general del Estado, Eric Holder, la hoguera es simplemente el recurso de “un idiota”, aunque no por ello deja de ser “peligroso”.
Jones asegura haber recibido más de 100 amenazas de muerte desde que inició la campaña que denominó: «Día Internacional de la Quema del Corán». Debido a ello, el pastor de alargada figura y frondosos bigotes, de 58 años, ha decidido armarse con una pistola del calibre 40 que lleva bien pegada a su cadera en una cartuchera.
«Tenemos que mandar un mensaje claro a los islamistas radicales», declaró el reverendo esta semana frente a las cámaras de televisión, con un letrero a sus espaldas —que da la bienvenida a su iglesia— que rezaba “El islam es del demonio”. «¿Cuánto más vamos a aguantar? ¿Cuánto podemos retroceder? ¿Cuántas veces más haremos concesiones?», dijo Jones a la agencia Associated Press. «En lugar de dar marcha atrás, tal vez ha llegado la hora de levantarse. Quizá es hora de enviar un mensaje al islamismo radical de que no vamos a tolerar su comportamiento», agregaba Jones.
Su comunión con la protesta radical no es nueva y data de mucho antes de los atentados de Nueva York, Washington y Pensilvania. Durante más de 30 años, Jones dirigió una parroquia con unos 1.000 fieles en un barrio pobre de Colonia (Alemania) —labor que combinaba con un negocio fracasado de venta de muebles usados en el portal de Internet eBay, cachivaches que ahora almacena en la Iglesia—. Pero el cada vez mayor número de inmigrantes turcos que llegaban a la ciudad —y que precisamente no comulgaban con las ideas xenófobas y antimusulmanas del pastor— o quizá las veladas acusaciones —confirmadas por Emma Jones, hija de su primer matrimonio— de que el reverendo usaba los fondos de la iglesia para sus gastos personales hicieron que el pastor emigrara a Florida en 2008.
La particular hoguera de Jones está protegida por la Primera Enmienda de la Constitución Americana. Jones es libre de decir y hacer lo que quiera. Hasta el momento, la única cortapisa que enfrenta su enloquecida propaganda es que el Departamento de Bomberos de Gainesville le ha denegado el permiso para realizar la fogata. Pero violar la ordenanza municipal sólo le acarreará una multa que con seguridad pagará con gusto.
Para contrarrestar la jornada de fuego contra el Corán de Jones, el alcalde de la ciudad, Craig Lowe, ha declarado que el sábado será considerado en Gainesville como “Día de la Solidaridad Interreligiosa”.
Lowe ha sido en el pasado reciente objetivo de los desvaríos del pastor. A comienzos de este año, el líder religioso inició una campaña contra el político, que aspiraba a la alcaldía, por su declarada homosexualidad. “No queremos un alcalde homo”, rezaba una pancarta a la entrada de su minoritaria Iglesia. Lowe es hoy el primer alcalde de la ciudad de Gainesville que reconoce ser gay.
El Vaticano tachó ayer la iniciativa de Jones de “ultraje a un libro considerado sagrado”, un gesto “grave y escandaloso”. El Consejo Pontificio para el Diálogo Inter-Religioso emitió una nota en que se recuerda que todos los responsables religiosos «están llamados a renovar la firme condena de cada forma de violencia, en particular aquella llevada a cabo en nombre de la religión».
Europa también ha censurado los planes del pastor de Florida. La Alta Representante de la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, abogó por el «respeto de todas las creencias religiosas». Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon ha condenado los planes de la Iglesia de Florida que «contradicen los esfuerzos de numerosas personas en el mundo para fomentar la tolerancia, la comprensión y el respeto entre las religiones».
Un pastor con pistola y solo 50 fieles.
El pastor Terry Jones, de 58 años, líder de la comunidad cristiana integrista de Florida que planea quemar copias del Corán el 11-S, se ha convertido en una de las caras de la creciente islamofobia en EE. UU.
Tras trabajar como gerente de hotel, Jones se trasladó a Alemania en los ochenta para ingresar en una comunidad religiosa en Colonia. De vuelta a EE. UU., se convirtió en 1996 en el líder de una pequeña iglesia de Gainesville (Florida), el Dove World Outreach Center, a la que pertenecen 50 feligreses.
Es muy habitual ver a Jones paseándose por el jardín de la iglesia con su pistola al cinto.
Es autor del libro El Islam es del diablo. La frase se puede leer en diversos carteles en la iglesia. Desde 2002, un año después del 11-S, se ha dedicado a predicar los peligros que, según él, supone el Islam. Afirma que los musulmanes quieren imponer la ley islámica en EE. UU. Tiene un discurso muy duro contra el aborto y la homosexualidad.
Se confiesa fan de Braveheart, la película de Mel Gibson, y lanzó en Internet una serie de vídeos titulada el Show de Braveheart. En esa serie se dedica a dar sermones contra el Islam.
Dos niños cuyas familias son miembros de la iglesia de Jones acudieron un día a clase con unas camisetas en las que se leía “el Islam es el diablo”. El colegio les mandó a casa.
La organización de Jones se presenta en Internet como “una Iglesia del Nuevo Testamento, basada en la Biblia, en la palabra de Dios”. La comunidad religiosa nació en 1986. Cuando murió su fundador, en 1996, fue sustituido por Jones.
Al principio, sus miembros se reunían en una casa, después se trasladaron a un hotel y a un teatro. A finales de los ochenta consiguieron reunir 150.000 dólares para comprar el solar en el que hoy se levanta la iglesia.

¿Es Al Qaeda un grupo terrorista o sólo una organización religiosa?



Recuerdo que a finales de los 90 alguien —probablemente un grupo anarcoide— hizo estallar dos cohetes de fabricación casera contra la sede del MI5, el servicio de espionaje británico. Al día siguiente, el venerabilísimo Financial Times tituló a toda primera página ‘Ataque terrorista’ contra el MI5, pese a que la acción fue tal chapuza que muchos espías de la organización se la tomaron a cachondeo. Era el mismo Financial Times que llegó a enfrentarse —o eso me contaron algunos ingleses— con el Gobierno de Aznar cuando éste se empeñó en que llamara a los terroristas de ETA eso, terroristas.
Ahora, la igualmente venerabilísima BBC ha publicado un comunicado explicando por qué ETA no es un grupo terrorista.
Es un comunicado falaz. Por un lado, sostiene que nunca ha llamado “terrorista” al IRA. Es algo que no concuerda con el buscador de la propia BBC. Uno busca “IRA+terror” y le explota el ordenador con unos 160 documentos en los que la BBC sí llama terrorista al IRA.
Por ejemplo, en una noticia del 26 de abril de 2005 en la que se habla de los esfuerzos del brazo político del IRA, el Sinn Fein, de forzar un abandono de las armas (tal vez eso suene al lector español). El artículo afirma en su línea número 20: «Tras el llamamiento del señor Adams al IRA, el grupo terrorista dijo que estaba dando “la debida consideración” a la petición».
Lo mismo pasa en otros ámbitos. Muchas veces, los medios de comunicación nos referimos a Hamás como “militantes”, a pesar de que entre las acciones de esa gente ha estado volarse en pedazos en cafeterías.
En general, los seres humanos somos particularmente benevolentes con el terrorismo cuando sus víctimas son de otros países. Cuando nos tocan a nosotros, endurecemos el criterio. Pero a mí me gustaría saber qué cara se les pondría en el ‘New York Times’ y 'The wall Street Journal' si la prensa del resto del mundo empezara hablar de Al Qaeda, ahora que se acerca el aniversario del 11-S, como una “organización religiosa”.
A fin de cuentas, ese diario explicaba el 6 de septiembre que ETA es “un grupo vasco separatista” aunque al menos decía que la combatir contra esos caballeros es “la lucha contra el terrorismo”. El Financial Times hablaba de ETA como “un grupo separatista violento”.
Igualmente, el Wall Street Journal, propiedad de Rupert Murdoch —gran defensor de la mano dura con los países en los que él no tiene intereses económicos, como ha dejado claro con su benevolencia hacia China— hablaba de “el grupo vasco separatista armado”.
Definir terrorismo es difícil. Hace dos años la ONU lo intentó y fracasó (claro que la ONU es, en cierto sentido, un caso clínico, dado que tiene que poner de acuerdo a casi 200 países y la rapidez o la claridad de criterio no están entre sus 100.000 principales virtudes). Pero hay casos en los que es evidente lo que es terrorismo y lo que no.
Esconderse tras tecnicismos y ambigüedades inexistentes es jugar sucio. Al Qaeda atacó el World Trade Center y el Pentágono, dos centros del poder financiero y militar de EEUU. Y había declarado la guerra a EEUU cinco años antes. Eso, sin embargo, no la libra de la etiqueta de “terrorista”. Una etiqueta que, por cierto, la BBC le aplica.

jueves, 7 de julio de 2011

En un avión, ¿por qué ha de haber dos pilotos?



Michael O'Leary, presidente de Ryanair, ha propuesto sustituir a los segundos pilotos por azafatas ya que considera que con un piloto ya es suficiente y en caso de emergencia lo podría reemplazar una azafata debidamente instruida.
O'Leary ya había dejado estupefactos a los gerentes de las mayores compañías aéreas con sus ideas de habilitar en los aviones espacios para llevar pasajeros de pie o cobrar por utilizar los lavabos durante el vuelo.
Así que, tras proponer reducir el número de cuartos de baño de las aeronaves o cobrar una libra o un euro por su uso, ahora pretende que los aviones sean dirigidos únicamente por un piloto.
«¿Por qué cada avión tiene dos pilotos?», se preguntó en una entrevista concedida a Bloomberg en el cuartel general de la compañía irlandesa, situado en Dublín.
«Realmente, sólo se necesita un piloto», recalcó Michael O'Leary.

De Jong está orgulloso de la patada a Xabi



El holandés no solo no se arrepiente del brutal golpeo sobre el jugador de la Selección, sino que además se atreve a comentar que sus compañeros del City le muestran más respeto desde la controvertida acción en la final. Ver para creer.
«Nunca intenté hacerle daño y después de un fantástico Mundial, cuando volví al vestuario del Manchester City era un jugador diferente. Bueno, así es como me siento», se jactó el holandés que además no tuvo problema para asegurar que los jugadores de su equipo estaban «impresionados» con la actuación de su selección en Sudáfrica.
Webb reconoció que se equivocó.
La patada de kung-fu del jugador holandés ha dado la vuelta al mundo por lo salvaje del encontronazo, e incluso el desafortunado árbitro de la final reconoció que había cometido un error al no expulsarlo. «Era tarjeta roja. Me quería basar en lo que había visto, así que saqué tarjeta amarilla», afirmó un mes y medio después del desafortunado episodio el colegiado.
Grandes esperanzas en su club.
A pesar de todo, De Jong asegura que está centrado en su nuevo equipo aunque explica que es «muy difícil» llevar la vitola de favoritos para el título por haber «gastado mucho dinero».
«Realmente creo que vamos a luchar contra el Manchester United y el Chelsea. Ellos tienen ya los equipos formados pero nosotros tenemos que empezar a ganar títulos», afirmó el holandés que sabe que su club ha sido el más derrochador también este verano.

miércoles, 6 de julio de 2011

El Ayuntamiento mantendrá las barbacoas del parque de El Parral



Medio Ambiente reservará una partida el año que viene para colocar un matachispas en cada uno de los ocho asadores. Es un sistema que impide la salida de pavesas al exterior.
Es cierto, El Parral es un parque urbano demasiado inmerso ya en el casco urbano como para permitir hacer fuegos. Pero no es menos verdad que la tradición de preparar chuletadas es secular. Así que el Ayuntamiento se lo ha pensado mejor y va a mantener las barbacoas de este espacio de la ciudad situado junto a Las Huelgas.
En total hay ocho parrillas dobles, en buen estado, pero ninguna cuenta con matachispas. Este año el Ayuntamiento no los instalará, solo cuenta con 7.500 euros para actuaciones de este tipo y son prioritarias las de Fuentes Blancas y Las Veguillas. Actuar en todas las de la ciudad supondría un gasto de 28.000 euros –600 por punto de fuego–, cantidad que no tiene ahora mismo la Concejalía de Medio Ambiente. Para el presupuesto del año que viene reservará una partida para instalar este elemento –en forma de campana– que impide la salida de pavesas y por tanto reduce el peligro de incendio.
El Ayuntamiento se había planteado la posibilidad de eliminarlas, dentro del plan de reforma de todas las barbacoas de la ciudad. La concejala del ramo, Teresa Temiño, consideró que son «un riesgo» tan cerca de la ciudad en caso de incendio. Y los técnicos pensaban que hacer fuego en un parque urbano «ya no tenía sentido, que era como si permitieran hacer barbacoas en el Retiro o el parque del Oeste, en Madrid».
Ninguna parrilla ubicada en suelo municipal o periurbano –caso de Fuentes Blancas– cumple los requisitos técnicos para poder ser usadas en los meses de verano, según la normativa autonómica. Y así se lo hizo saber la Delegación Territorial de la Junta en julio al propio Ayuntamiento capitalino. Para empezar, muchas de las estructuras no están en buen estado de conservación, ninguna cuenta con el sistema de matachispas, y algunas están a menos de cinco metros de las copas de los árboles, algo que prohíbe la ley.

Una mujer y su bebé graves en Italia al pelearse los ginecólogos durante el parto



El niño sufrió un doble paro cardiaco y podría tener daños irreparables.
Dos ginecólogos italianos saldaron a golpes sus diferencias en torno a la necesidad de practicar una cesárea a una mujer que estaba dando a luz. El incidente tuvo lugar la noche del sábado en la localidad de Messina, en el sur de Italia. La pelea retrasó el parto una hora y media y ha tenido consecuencias para la salud de la parturienta, Laura Salpietro, de 30 años, y para el bebé. Los dos médicos se ofuscaron tanto discutiendo sobre la opción de la cesárea que terminaron a golpes y rompiendo un cristal en la trifulca. A la paciente se le tuvo que extirpar luego el útero debido a una pérdida interna de sangre. El niño estaba todavía ayer en la unidad de cuidados intensivos debido a un doble paro cardiaco y podría haber sufrido daños irreparables.
Según indicó el marido de Salprieto, Matteo Molonia, el médico increpó al ginecólogo de confianza de su esposa: «Tú no eres nadie. Cuando esté yo aquí tú no puedes operar sin mi consentimiento». Después se agarraron a golpes. Los fiscales están investigando a cinco médicos, aunque los dos protagonistas que intervinieron en la pelea han sido suspendidos de sus labores. El ministro de Salud, Ferruccio Fazio, visitó a Salpietro para disculparse. Tras la visita aseguró que «intenté darle unas palabras de esperanza, y decirle que el Gobierno está con ella y con toda su familia».