miércoles, 31 de agosto de 2011

A Evo Morales le van los golpes bajos



Ni en las jornadas previas a las elecciones se vio tan implicado al presidente boliviano Evo Morales. El máximo dirigente del país sudamericano se enfrentaba en un partido de fútbol contra sus opositores por el poder, los representantes del partido Movimiento Sin Miedo (MSM), entre los que estaba el alcalde paceño Luis Revilla, y lo que iba a ser un encuentro para inaugurar un campo de fútbol se convirtió en una lucha cuerpo a cuerpo.
El mandatario recibió una plancha de Daniel Cartagena del cuadro del edil capitalino que afectó a su pierna derecha en una jugada donde estaba desprotegido y rodeado de adversarios. Sin embargo, ayer se difundieron las imágenes donde el mandatario, tras la lesión sufrida, buscó a Cartagena para aplicarle un golpe sin balón, aprovechando que el juego estaba paralizado por otro incidente. Morales no se cortó ni un pelo y propinó un rodillazo en los genitales a su rival.
Ninguno quería perder. El choque terminó con empate a cuatro pero con dos expulsados por cada equipo y con la imagen de la vendetta de Evo Morales. El juego se interrumpía cada poco tiempo por las constantes faltas de ambos conjuntos y las lesiones no se hicieron esperar. De hecho, el presidente de Bolivia finalizó el encuentro con una “laceración de piel en la pierna derecha”, lo que ha provocado que haya estado de baja unos días.
El jugador que se topó con toda la rabia de Morales ya ha sufrido las primeras consecuencias. Los familiares de Cartagena denunciaron ayer que se encontraba oculto ante el temor de que pudiera ser detenido. Para no echar más leña al fuego, Morales aseguró que en ningún momento había pedido el arresto del jugador.
“En el juego se conoce a las personas”, destaca un refrán popular, y ese aspecto fue recordado por el senador opositor, Roger Pinto, que censuró la reacción del presidente Morales. «¿Qué más se puede esperar de un hombre que no acepta golpes, y que admitió que hace trampas en política y no respeta el juego limpio cuando es futbolista?», agregó.

Trabajo multa a un alto cargo de la CEOE por humillar a sus subordinados



Otro problema en la CEOE. A la brecha que tiene abierta su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, se suma ahora la multa de 25.000 euros que la Inspección de Trabajo ha impuesto al director de Relaciones Laborales, José de la Cavada, por una infracción “muy grave” por someter a prácticas humillantes a sus subordinados. «Todos los trabajadores entrevistados por la comisión de investigación manifiestan haber sufrido alguna vez un trato humillante por parte del director del departamento. [...]. Los testimonios son contundentes, reiterados, coincidentes y claros». En definitiva, «el necesario respeto de la dignidad de los trabajadores es incompatible con acciones y hechos como los acreditados», señala el informe. De la Cavada fue escuchado en la elaboración del informe y admitió que las desavenencias superaban las «simples discrepancias habituales en el entorno de trabajo».
La investigación abierta sobre De la Cavada, que llegó al cargo de la mano del actual secretario general, José María Lacasa, trascendió en verano. Pero no es esta la primera vez que De la Cavada toma protagonismo. Este mismo año en la negociación de la reforma laboral propuso en el Congreso un contrato sin derechos sociales para jóvenes, lo que enfadó a los sindicatos, ya que De la Cavada era el jefe del equipo negociador de la CEOE.
La Inspección de Trabajo da por cierto que De la Cavada sometió a sus subordinados a «decisiones, medidas y tratos que han vulnerado su derecho a la dignidad dentro de la empresa». «Su director exhibe», señala el informe, «un sistema autoritario de gestión con brusquedad y expresiones verbales que han provocado tensión y sufrimiento [...]. La presión a la que se han visto sometidos los trabajadores escapa al ámbito de la organización del trabajo y ha originado en ellos sentimientos de humillación, inferioridad y exclusión». «En resumen», proclama la inspectora de Trabajo, «de los hechos relatados se concluye que los trabajadores del Departamento de Relaciones Laborales han tenido que soportar unas condiciones de trabajo que suponen una vulneración del derecho a la consideración debida a su dignidad [...]».
La inspección también acredita la nula voluntad de la patronal para solucionar este problema. De hecho, el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, recibió una denuncia interna de los trabajadores contra De la Cavada. «La empresa reconoce también la existencia de un conflicto interpersonal derivado de deficiencias en la organización del trabajo, por lo que nos encontramos ante un incumplimiento contractual grave del empresario, pues ante una situación conflictiva de tales características, la empresa está obligada a intervenir, cosa que no hizo suficientemente pese a la queja de los trabajadores [...]».
La inspectora que ha llevado adelante la investigación también constata que la denuncia interna ya advertía graves elementos de alerta: «La situación descrita se viene acompañando de reiteradas manifestaciones del director que podrían ser susceptibles de calificarse como irrespetuosas y ofensivas [...] intimidatorias en el resultado. Ello sin querer entrar a considerar si, dado que se han manifestado sobre todo con algunas mujeres del departamento, podrían ser consideradas en su caso como indicios de acoso por razón de sexo». En segundo término, los denunciantes advertían a Lacasa del perjuicio que podría suponer si el conflicto trascendía extramuros. «Nos preocupa [...] las consecuencias en la imagen y reputación de la CEOE» y de su departamento, que debía ser ejemplar.

martes, 23 de agosto de 2011

Álvarez (UGT): «El derecho a no hacer huelga no existe»



El secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, ha afirmado este miércoles que «el derecho a no hacer huelga no existe» y ha considerado que el interés de la mayoría de los trabajadores siempre está por encima de la voluntad de «los grandes y pequeños empresarios».
Álvarez ha defendido así, en declaraciones a Europa Press, el trabajo de los piquetes “disuasivos”, y ha subrayado que la lucha de la masa “obrera” ha servido a lo largo de la historia para mejorar los derechos de los trabajadores.
El sindicalista ha asegurado que aunque «también hay gente que no está de acuerdo con la huelga», la mayoría de personas que acuden hoy a trabajar lo hacen coaccionadas por sus jefes, ya sea en grandes o pequeñas empresas. Sobre los taxistas que durante la madrugada se dejaban ver por las calles de Barcelona, ha apuntado que «la mayoría son inmigrantes coaccionados por sus jefes».

Citibank/Shittibank



Durante un año, he firmado con mi tarjeta de Citibank decenas de facturas. Nunca ha habido problema. Hasta que he decidido cancelar la tarjeta. Entonces, Citibank me ha informado de que en la fotocopia del DNI que les he enviado pidiendo que la cancelen, «su firma no coincide exactamente con la del Documento».
Me pregunto en qué no coincide. ¿La “P” de “Pablo” es más larga? La “o” de “Naredo” (mi segundo apellido) no es lo suficientemente clara (nunca lo es, por otra parte)? ¿Necesito estudiar la firma y hacerla despacito, despacito, como un niño que está aprendiendo a escribir?
Ahora bien, lo que me gustaría es que Citibank me devolviera el importe de todas las facturas que pagué con esa tarjeta, y en las que la firma no coincidía exactamente con la de la tarjeta.
Pero eso no lo va a hacer, claro. Porque estamos hablando de Citibank. Un banco al que en EEUU se le conoce familiarmente como ‘Shittibank’, o sea ‘Mierdabanco’. Shittibank es el único banco capaz de hacer eso y más. Ayer, cuando la entidad (habría que decir más bien ‘el ente’) contactó con mi teléfono en España para informarme de que mi firma no es exactamente igual, clavada, literal, a la del DNI, se les informó de que vivo en EEUU y se les propuso llamarme aquí. “Ah, no, al extranjero no le vamos a llamar”.
Que llame el cliente.
Este tipo de bromas no son inusuales en Shittibank, un banco que tiene más peligro que una caja de bombas. Por ejemplo, querido lector, si usted en su ingenuidad contrata una tarjeta de Citibank/American Airlines de las que tratan de venderle en la T-4 del Aeropuerto de Barajas, lea la información disponible con la misma atención con la que lo haría si estuviera metiendo en casa un reactor nuclear para calentarse en invierno, no sea que luego de encuentre con un Chernóbil en su cuenta corriente.
En EEUU, la última decisión de tan preclara institución financiera ha sido subir las comisiones de las cuentas corrientes, los depósitos y hasta las hipotecas. Así, el banco esquiva las limitaciones impuestas a las comisiones por la reforma financiera de Barack Obama.
La medida, que podría ser definida como mafiosa (“de acuerdo, no te vamos a cobrar por proteger tu tienda; te vamos a cobrar por proteger los cristales de tu tienda y tus piernas”) va de la mano de iniciativas similares de otros destacados miembros del Sindicato del Crimen: Bank of America, Wells Fargo, y el británico (aunque cuando le conviene se presenta como hongkonés) HSBC. Por ahora, de los grandes, sólo JP Morgan Chase se ha abstenido de implantar nuevas formas de latronicio al señor cliente.
Ahora bien, ¿qué tiene Shittibank que le diferencia de los demás? Fundamentalmente, que este es un banco que ha hecho del ‘si sale cara, gano yo, si es cruz, tú pierdes’, una bella arte. Bella no, bellísima. Shittigroup necesitó tres rescates consecutivos pagados por el contribuyente para no caer en la quiebra (y llevarse al sistema financiero mundial consigo) entre octubre y diciembre de 2008. No sólo eso. Ayer leí en ‘Financial Times’ que el Tesoro de EEUU, que llegó a tener que controlar un 36% del banco, no logra vender ni a tiros las últimas acciones que le quedan de tan memorable entidad.
Claro que no pensemos que esto es algo nuevo para Shittigroup. El banco ha sido rescatado otras dos veces en las últimas tres décadas (así también hago yo un superbanco, claro). Las otras dos fueron en los 80, durante la crisis de la deuda latinoamericana —el ‘Pran Brady’ se creó en buena medida para evitar que el banco acabara quebrando— y en 1990, durante la recesión de aquel año.
Así, Shittibank sigue perdiendo cuota con respecto a Bank of America, JP Morgan Chase y Wells Fargo. Es lo que pasa cuando se es un jeta y, además, un jeta incompetente.

Christine O’Donnell

Sábado, 25 de septiembre de 2010.


«Por supuesto que Darwin estaba equivocado: en la actualidad no vemos a los monos convertirse en humanos.»

Joan Bartomeu (Partido Popular)



«Conozco los “correbous” de toda la vida y puedo asegurar que los animales no sufren. Quien no los ha visto puede pensar que es algo escandaloso, pero los toros están acostumbrados: se adaptan a ir de encierro en encierro y es un trabajo como cualquier otro.»

Una lógica aplastante



En una playa cualquiera del Cantábrico se acercan a la zona conocida como ‘el tostadero’ dos jóvenes varones que rondan los 30 años. Van vestidos con ropa cómoda de marca, bien afeitados, el pelo engominado, los auriculares del iPod en las orejas, gafas de sol grandes. Todo, aparentemente normal, hasta que empiezan a fumar ambos y a tirar tanto la ceniza como las colillas a la arena. No contentos con ello, sacan de una mini-nevera portátil dos botes de cerveza. Se la beben a su ritmo, tranquilamente. Como a la hora y 20 minutos, recogen sus utensilios y se van, dejando ocho colillas y dos latas, bien juntitas y ordenadas, simulando cada lata y sus correspondientes cuatro colillas la figura de un cohete. En eso, sí es verdad que se esforzaron, aunque hubiera sido mejor que hubieran metido las colillas en las latas vacías. Una persona que se había fijado en ellos les recriminó amablemente que hubieran dejado su basura en la playa, a lo que ambos jóvenes le respondieron: «Señora, relájese, ¿para qué existe el servicio de limpieza de playas?» Sin ni siquiera darse la vuelta para recogerlo, casi con toda seguridad orgullosos de su capacidad de raciocinio y del poder aplastante y contundente de su lógica, se fueron felices escuchando la música del iPod.