viernes, 13 de enero de 2012

Se sabía que el sospechoso del tiroteo había estado tomando un potente alucinógeno legal

 

Nadie ha insinuado que el consumo de una hierba alucinógena o de cualquier otra droga contribuyera al ataque de locura de Jared L. Loughner que culminó con su devastador arrebato de violencia en Tucson, Arizona.
No obstante, llama la atención la concordancia entre los efectos característicos del consumo de esta hierba, Salvia divinorum (que, según advierten las autoridades federales de narcóticos, se parecen mucho a la psicosis) y los propios comentarios de Loughner sobre su visión del mundo, tales como su frecuente reiteración de que se pasaba la mayor parte de sus horas de vigilia en un mundo de ensueño que había aprendido a controlar.
La Salvia divinorum es una potente droga, si bien legal, comercializada bajo promesas de producir un viaje espiritual transcendental: experiencias extracorpóreas, existencia en múltiples realidades, revelación de conocimientos secretos y, según un vendedor por Internet, «cambio psicotrópico permanente de la percepción».
Loughner, de 22 de edad, fue en un momento dado un consumidor asiduo de la planta, la cual comenzó a fumar en sus años de instituto en una época en la que, según sus amigos, también experimentó con la marihuana, las setas alucinógenas y otras drogas. Los profesionales de la salud mental advierten que el consumo de drogas puede tanto agravar como enmascarar el comienzo de una enfermedad mental.
«Siempre llevaba algo encima», comenta George Osler IV, cuyo hijo, Zach, era un buen amigo de Loughner en el instituto. No se sabe a ciencia cierta cuándo tomó la droga por última vez.
Tampoco está claro si la Salvia divinorum tuvo algo que ver en la formación de las opiniones de Loughner. No obstante, el tiroteo ha atraído una vez más la atención hacia una droga que, por poco más del precio de una cajetilla de cigarrillos y sin el contratiempo de tener que enseñar la documentación, está comprando y consumiendo de manera legal un número cada vez mayor de jóvenes tanto en Arizona como en la mayoría del país.
«Es una atracción para los amantes de la aventura, esas personas que se sienten atraídas por los ensayos tipo deporte extremo en el campo de la psicofarmacología», afirma Matthew W. Johnson, catedrático de farmacología conductual en la escuela de medicina de la Universidad Johns Hopkins, que ha estudiado el efecto de la droga en los seres humanos. «Están buscando ese tipo de experiencia como parte de su ideología. En ocasiones están extremadamente forzados por lo que están experimentando».
Salvia divinorum, una planta perenne de la familia de la menta y relacionada con una planta decorativa de la misma especie muy popular entre los jardineros, es originaria de México y la utilizaban los chamanes mazatecos en sus rituales religiosos, en los cuales se masticaban las grandes hojas verdes o se tomaban como infusión. Según algunos investigadores, esta hierba tiene un futuro muy prometedor para el desarrollo de nuevos medicamentos para controlar el dolor y tratar la adicción a las drogas.
Si se fuma, el efecto es más corto pero más intenso, con una duración normalmente de sólo unos pocos minutos.
La gente que ha fumado esta hierba afirma que la experiencia es a menudo desagradable, y muchos no vuelven a consumirla. Sus poderosos efectos han quedado demostrados en miles de videos en la red que documentan experiencias con la droga, incluso hay uno reciente de la estrella juvenil de la música y la televisión, Miley Cyrus, riéndose de forma histérica y farfullando disparates después de fumar la droga. Cerca del seis por ciento de los estudiantes de último año de instituto y universitarios admitieron haber tomado la droga en el ultimo año, un porcentaje más alto que aquellos que consumieron éxtasis o cocaína, y más del doble que el LSD, según un sondeo federal publicado en 2009.
«Te lleva más o menos a otro mundo», dice Casey Hazelton, de 19 años, al describir su experiencia personal con la droga mientras visita un estanco local que vende cajetillas de la hierba. «Es como si estuvieras soñando que estás despierto».
A escala nacional, los centros de intoxicación trataron 117 exposiciones en 2010, en comparación con las 81 del año anterior.
La creciente popularidad de la Salvia divinorum ha llevado a casi la mitad de los estados a prohibir o restringir la venta de esta hierba, la cual a menudo es tratada con un extracto concentrado del activo químico para hacerla más potente. Esta campaña coincide con otros esfuerzos recientes por parte de los estados de todo el país para ilegalizar otra serie de drogas legales que a menudo se encuentran al lado de la Salvia divinorum en los estantes y utilizan aditivos químicos para imitar los efectos de drogas ilegales como la marihuana.
«Los estados están prestando cada vez más atención a esta cuestión», afirma Alison Lawrence, especialista de política de la Conferencia Nacional de Asambleas Estatales.
Sin embargo, en Arizona la Salvia divinorum y otras drogas sintéticas como Spice y K2 pueden venderse de manera legal a cualquier persona, incluso a menores, y pueden encontrarse en estancos, licorerías e incluso tiendas de ultramarinos. También existe una amplia red de distribución de esta droga por Internet, con versiones más potentes acompañadas de advertencias como «la realidad se rompe en pedazos».
Eric Meyer, médico y miembro de la Asamblea de Arizona, ha presentado sendas propuestas de ley durante los últimos dos años para restringir la venta de Salvia divinorum a los mayores de veinte años (tres estados, entre los cuales se encuentra California, tienen restricciones según la edad). En ambas ocasiones, la propuesta se desvaneció sin que llegara al voto final. El Sr. Meyer afirma que tiene pensado presentar la ley de nuevo la semana próxima, con la esperanza de que el aumento de la atención permitirá que la ley progrese.
«Es el primer paso para obtener algún control sobre la droga», afirma.
Según el Instituto Nacional del Salud, la Agencia Antidrogas ha incluido la Salvia divinorum en la lista de drogas preocupantes y está considerando la posibilidad de clasificarla como droga prioritaria, la misma categoría del LSD o la marihuana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo. Cualquier comentario será bienvenido siempre que cumpla tres simples condiciones:
- Educación: procure expresarse en términos corteses y evitar las palabras malsonantes.
- Congruencia: no se publicarán comentarios fuera de contexto (para los amantes del "espanglish", me refiero a lo que ellos denominan "offtopic" o "fuera de tópico").
- Ortografía y gramática: Internet está repleto de diccionarios y manuales gratuitos para consultar; además, aunque no son muy fiables, cualquier procesador de texto dispone de corrector ortográfico.