jueves, 26 de septiembre de 2013

Rebollo amplía «a dedo» el contrato con la UTE en la que trabaja su hijo



«Cacicada», «adjudicación a dedo», «falta de transparencia», «hurto de derecho al resto de empresas», «mucho que esconder», «sin argumentos»… Las palabras de los miembros del PSOE, Carlos Andrés Mahamud, y de Izquierda Unida, Raúl Salinero, en el Consejo Extraordinario del Servicios Municipalizado de Autobuses, Movilidad y Transportes (Samyt) son, cuando menos, alarmantes.
Devienen de la reunión extraordinaria celebrada el pasado jueves en la que el PP decidió, en contra de la postura de toda la oposición, una ampliación de contrato a la UTE Busbur, constituida años atrás para optar al concurso —que se adjudicó esta unión temporal de empresas— de los autobuses urbanos por el sistema de renting. En concreto, y tal y como reza el orden del día, la finalidad es la de «dar cobertura al mantenimiento del sistema de billetaje sin contacto y nuevas TIPs (pantallas que anuncian la llegada de los buses a las paradas)».
Tanto PSOE como IU aseguran que la «adjudicación» de la ampliación del contrato se hizo «a dedo» sin «argumentos» que lo sostengan y «hurtando el derecho a concursar a otras empresas que pudieran mejorar el precio y el servicio», en palabras de Andrés Mahamud, que consideró «una nueva barbaridad» del presidente del Consejo, Esteban Rebollo, un «imperdonable proceso» que «responde a los intereses del PP y no a los de la ciudad».
Salinero no fue menos contundente y señala que se trata de un «aliciente de 35.500 euros más IVA para una empresa que incumple sistemáticamente el contrato». El edil de la coalición preguntó en el Consejo por qué en este contrato, el del renting, no se ha producido «ninguna reducción, medida contemplada en el plan de ajuste y que sí se ha aplicado a otros contratos como el de la limpieza», definiendo como «intocable» la relación contractual del Ayuntamiento con esta UTE.
También Andrés se pregunta «por qué todos los contratos que dependen de Rebollo tienen o han tenido problema para salir adelante, o las empresas que los tienen no cobran, y en este caso cobran puntualmente, sin fallo o retraso desde el primer día hasta el último». En definitiva, ambas declaraciones rezuman bastante más que una mera denuncia pública de lo sucedido. ¿Y qué es eso?
Quizás tenga algo que ver con el enfado de la oposición el hecho de que el hijo de Esteban Rebollo esté contratado por la UTE en cuestión. Concretamente, se dedica a atender cuestiones informáticas de la UTE, una parcela a la que, precisamente, va dedicada la ampliación del contrato.
No es nuevo.
Según ha podido constatar este periódico, el hijo del concejal lleva años trabajando para la UTE en cometidos informáticos. Uno de los encargos que recibirá Busbur es el de controlar el sistema de gestión y mantenimiento del billetaje sin contacto, labor que requiere de una supervisión informática y que hasta la fecha «venía realizando otra empresa», según Salinero.
También está contrastado que el puesto de trabajo se creó tras la adjudicación del contrato del renting, momento en el que Esteban Rebollo ya formaba parte del Consejo de Administración del Samyt pese a no ser concejal. Posteriormente presidió el Consejo en la anterior legislatura cuando accedió a un acta de concejal y, tras quedarse fuera de los concejales electos, fue nombrado de nuevo ostentando el cargo hasta la actualidad aunque, desde diciembre de 2011, de nuevo con acta de concejal por la salida de Gema Conde rumbo al Congreso.
En la votación del pasado jueves, en la que se decidió la ampliación de contrato, Rebollo estuvo presente en todo momento y ni se abstuvo ni se ausentó cuando se aprobó el cuarto y último punto del orden del día, que es el que ha desatado esta polémica. Este periódico trató ayer, sin éxito, de contactar con el aludido.

martes, 17 de septiembre de 2013

Retiran dos toneladas de basura tras la fiesta estudiantil del Parral



Cada vez que los estudiantes montan fiesta en el Parral los trabajadores de la limpieza de Burgos rezan para que el espectáculo que se van a encontrar al día siguiente no sea demasiado dantesco. A pesar del frío más de un millar de alumnos universitarios acudían el jueves por la tarde a este espacio burgalés para celebrar la festividad de la Politécnica. Por supuesto, toda la basura que generaron allí quedó, en total casi dos toneladas de desperdicios, según los cálculos de Semat.
La adjudicataria del servicio de limpieza, como ya es habitual, inicia el saneamiento del parque burgalés a las 7 de la mañana, con el fin de tenerlo «aseado» antes del mediodía. De esta manera se reduce el impacto negativo que pueda tener la acumulación de desechos entre los burgaleses que frecuentan esta zona verde de la capital. Un total de 14 operarios trabajaron hasta pasadas las 12 del mediodía, ayudados por seis vehículos pequeños y un recolector de grandes dimensiones.
La Policía Local estableció el jueves por la noche un dispositivo especial de control en la zona, consistente en dos dotaciones y cinco agentes de paisano. Llevaron a cabo varias intervenciones destinadas a velar por la seguridad de los estudiantes y la tranquilidad de los vecinos. Así, a las 20 horas denunciaron a un joven por pasear con un perro de raza peligrosa, suelto y sin bozal.
Los policías identificaron, asimismo, al propietario de un equipo de megafonía instalado en el parque cuyo volumen era muy elevado. Sobre las 20 horas los agentes le instaron a retirar la instalación, que funcionaba con un generador de gasolina.
Ya de madrugada, a las 12.30, fueron identificados cuatro chavales en la calle Villadiego por sustraer un extintor del interior de un edificio y descargarlo en la vía pública y sobre un coche aparcado cerca.

El abogado de dos presuntos neonazis dice «añorar» la ley de vagos y maleantes



El abogado de dos de los cinco supuestos neonazis juzgados hoy en la Audiencia provincial de Madrid por presuntamente apalear a un indigente cuando dormía en un fotomatón de Madrid en agosto de 2009 ha asegurado en su defensa que «la vagancia y el constituirse un parásito de lo decente», en referencia a los sin techo, lleva a la repulsión y a añorar con «nostalgia tiempos pasados» la ley de vagos y maleantes. Esta ley fue aprobada por la II República en 1933 para el «control de mendigos, rufianes sin oficio conocido y proxenetas», rezaba el texto, que fue modificado durante el franquismo para incluir a los homosexuales.
Así consta en el escrito de defensa, que añade que «la ocupación de terreno público por quien no se procura una existencia digna es causa de rechazo en otras personas que cumplen las leyes». A su juicio, «hoy empieza a resurgir en círculos políticos que tienden a prohibir la mendicidad, plaga de nuestras ciudades. Si el trabajar es un derecho, también es un deber y la vagancia no está recogida en nuestra Carta Magna», escribe el letrado, que añade que nadie quiere ver que en su portal se acumulan despojos, cartones y prendas donde pululan chinches, pulgas, piojos y hasta ratas. En los pasillos de la Audiencia, el letrado, Ángel Pelluz, de 90 años, se ha ratificado en sus manifestaciones y ha asegurado que los vagabundos «no son personas humanas», a lo que ha añadido que son «cánceres de la sociedad que deberían ser extirpados. La mierda siempre se ha recogido», insistió.
Mykhaylo T., alias El Ruso, Javier R. B., María Leticia G. D. e Iván L. G. se han sentado hoy en el banquillo por un delito de lesiones tras dejar presuntamente al indigente en coma debido a los fuertes golpes y con la pérdida del habla por lesiones neurológicas. Se enfrentan a penas de 10 a 12 años de prisión, así como a una indemnización conjunta de 300.000 euros a favor de la víctima. El quinto procesado, Enrique Simón G. C., se encuentra en situación de rebeldía.
Según el fiscal, sobre las tres de la madrugada del 23 de agosto de 2009, los cinco empezaron a propinar patadas en la cabeza al sin techo, Rafael Santamaría, que pasaba la noche en un fotomatón en la calle Arcipreste de Hita (Moncloa). A consecuencia de la agresión, sufrió un fuerte golpe en la cabeza con hemorragia, del que tardó en curar 541 días. Como secuela, le ha quedado una alteración cognitiva-conductual que le limita para cualquier actividad de cierta complejidad.
«Estaba poseído por la ira».
En su declaración, Javier R. B. ha inculpado a El Ruso, al que ha asegurado que vio pegar y pisar, «poseído por la ira», al mendigo. En su declaración, Javier ha relatado que ese día fue a Madrid de fiesta desde Zaragoza, donde residía en un centro de menores por una condena por agresión. «Vi cómo El Ruso estaba encima del hombre con cara de poseído y le estaba pegando. Estaba encima de su cabeza y le estaba pisando y dando patadas. Estaba con la cara descolocada, llevado por la ira. Los separé. Fue algo instintivo. Tenía miedo. Solo pensé que la tierra me tragara. Luego me fui con él porque llevaba una borrachera monumental», ha narrado.
Frente a su versión, Mykhaylo, que en realidad es ucraniano y no ruso, ha asegurado que iba andando por la calle con un grupo de personas, pasó junto a un indigente que estaba sentado, «como borracho» y este insultó, pero «en ningún momento» le agredió. Mykhaylo ha negado que pertenezca a grupos neonazis con el argumento de que es «comunista» y que su abuelo murió en la II Guerra Mundial. A preguntas de la fiscal acerca de por qué llevaba el pelo rapado, ha asegurado que a veces tiene que cortárselo por una dermatitis seborreica. Y a la pregunta de si «odia a los mendigos», ha replicado que no odia a nadie. «Siento lástima por esta persona porque con la crisis o los desahucios esto puede pasarle a cualquiera», ha asegurado Mykhaylo.
María Leticia G. D. y su novio, Iván L. G., han negado que pegaran al mendigo, al que vieron insultar a la gente que pasaba. Tras la primera sesión del juicio, el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, ha destacado las contradicciones entre los acusados y ha criticado que en esta causa no se haya investigado si pertenecen a grupos de extrema derecha. Mañana declarará la víctima, quien sostiene que le agredieron en grupo.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Un cachalote ahogado en plástico



El 28 de marzo de 2012, un cachalote de 4.500 kilos y unos 10 metros de largo fue hallado muerto en una playa de Castell de Ferro (Granada). Como es habitual en estos casos desde hace unos años, el equipo de Renaud de Stephanis, de la Estación Biológica de Doñana del CSIC, acudió avisado por la Junta andaluza a tomar muestras biológicas para estudiar las estrategias alimenticias. Su sorpresa llegó al abrir uno de los estómagos del animal: lo que había allí era un vertedero de plástico. Los investigadores contaron 59 trozos procedentes principalmente de los invernaderos cercanos que pesaban en total 17,927 kilos. Al final, esos plásticos le habían reventado uno de los estómagos y causado la muerte. Es el cuarto caso documentado en el mundo y lo ha aceptado para publicación la revista científica Marine pollution bulletin.
De Stephanis recuerda que cuando abrió el cachalote pensó que había un error: «¿Quién ha metido plásticos aquí dentro? ¿Esto qué es?, empecé a rumiar». Cuenta que tardó un rato en darse cuenta de que el cuerpo no se había contaminado, aunque para entonces un becario ya había recibido más de un grito. Al poco comenzaron a sacar los típicos plásticos de los invernaderos y cuerdas. Hasta dos macetas y un spray, entre otras porquerías. De Stephanis, que veraneó durante años en Almería, reconoció el contenido típico de los invernaderos que jalonan la costa desde Murcia a Málaga.
Uno de los plásticos había ocluido uno de los tres estómagos. «El estómago había explotado y el contenido gástrico estaba por la cavidad abdominal», cuenta. El animal presentaba signos de desnutrición y no había restos de alimento reciente. «El intestino estaba vacío. La causa de la muerte fue presumiblemente una ruptura gástrica por los restos, lo que se unió a un problema previo de desnutrición», escriben en Marine pollution con la precisión de CSI. El estudio, financiado por el Ministerio de Economía, detalla que tenía en el interior 26 piezas que sumaban 8,1 kilos y 29,9 metros cuadrados del plástico transparente típico de los invernaderos; cuatro restos de bolsas negras para cultivos (que pesaban 0,44 kilos); nueve metros de las cuerdas usadas para fijar invernaderos y dos mangueras que medían 4,5 metros.
Se sabía que el plástico que contamina el mar causa la muerte de tortugas, peces y aves marinas: hay documentadas 250 especies afectadas. Pero hasta ahora solo se habían encontrado tres casos documentados de cachalotes (dos en California y uno en Grecia) y da una idea de la gravedad del problema de la contaminación marina.
Los investigadores han comparado la distribución de la especie y coinciden en que, además de en el Estrecho, se distribuye frente al Poniente almeriense y Granada, donde el mar de plásticos es especialmente abundante. Solo en El Ejido se producen al año 45. 000 toneladas de plástico para invernaderos. En Almería hay casi 40.000 hectáreas bajo invernadero. Según un documento de la Junta de Andalucía, «la producción de residuos plásticos de invernadero se estima en 2.400 kilos por año y hectárea de polietileno de larga duración».
La Junta andaluza tiene dos plantas para tratar estos plásticos, una en Sevilla y otra en El Ejido, pero los investigadores destacan que a menudo el viento lleva desechos al mar.
Lamentablemente para los investigadores, este cachalote no estaba fichado, por lo que no pueden saber cuál era su zona habitual de distribución.
El caso es especialmente llamativo porque este es el primer cachalote varado en el Mediterráneo andaluz al que se le hace una necropsia.
De Stephanis cuenta que los cachalotes se sumergen 1.000 metros en busca de calamares y que es una incógnita si confunden los plásticos o los ingieren de forma accidental. El cachalote está catalogado como vulnerable en España y en el Mediterráneo. Se estima que hay menos de 1.000 ejemplares.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Las personas «viejas de carnes flácidas» solo inspiran «lástima, burla o repugnancia»



La Federación de Ocio y Restaurantes de Canarias (Fecao) ha criticado hoy que se permita desnudarse en todas las playas, porque cree que eso favorece que paseen por ellas personas «viejas de carnes flácidas o voluminosas masas» que solo inspiran —dice— «lástima, burla o repugnancia».
En estos términos se expresa, en un comunicado, el secretario ejecutivo de esta patronal, Antonio Vélez, ante la decisión del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana de revocar la ordenanza que prohibía bañarse desnudo en sus playas (Maspalomas, San Agustín o el Inglés) salvo en las zonas acotadas como nudistas, porque no existe legislación en España que avale tal restricción.
Vélez sostiene en su escrito que pasear desnudo por la playa «es inmoral» y «despierta nuestra más bajas emociones», pero, eso sí, establece una distinción: una cosa es el desnudo de un joven o una joven bellos y bien proporcionados y otra el del resto de personas.
«Un chico o una mujer joven, de bellos rostros y bien proporcionadas formas, que se presenten desnudos completamente en escena, ya inmóvil o con movimientos lentos y artísticos, sin actitudes ni gestos provocativos, jamás podrá ser calificada de inmoral», argumenta este dirigente sindical.
El secretario de la Fecao opina que «un joven o una mujer presentada así puede permanecer en la playa todo el tiempo que se quiera, que mientras más tiempo transcurra, más delicados serán los sentimientos que despierte en el público».
Sin embargo, añade, si quien muestra su cuerpo es «un hombre o una mujer vieja, de carnes flácidas y voluminosas masas», su desnudo no puede tener otra calificación que la de «grosero y repulsivo».
«¿Qué haremos con el turista de carnes flácidas o voluminosas masas, en definitiva el turista, sea un hombre o una mujer, viejo, que somos la mayoría?», se pregunta. La Fecao defiende que existan zonas acotadas para el nudismo, pero no entiende que esta práctica se permita en todas las playas, una idea que puede parecer «divertidísima al principio», dice, hasta que con el tiempo desaparezca «el glamour y el erotismo».
Consultado por Efe, el concejal de Playas de San Bartolomé de Tirajana (uno de los principales destinos turísticos de España), José Carlos Álamo (PP-Agrupación de Vecinos), ha replicado que en España no hay playas donde esté legalmente vetado el nudismo, porque la legislación no permite desarrollar ordenanzas que lo prohíban.
«Personalmente me causa sorpresa el comunicado de Fecao y desconozco si se trata de un chiste de mal gusto o una manera de criminalizar a un colectivo por su edad», ha agregado. Álamo ha subrayado que su Ayuntamiento se ha limitado a cumplir lo que marca la legislación y ha recalcado que una cosa es el nudismo y otra «el exhibicionismo».
El Consistorio lamenta que se haya generado «una polémica innecesaria» sobre la presencia de nudistas en sus playas, que «siempre han respetado las zonas habilitadas para esta práctica». El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), Fernando Fraile, ha reconocido sentir «vergüenza ajena» con este tipo de declaraciones, al tiempo que ha exigido que cesen este tipo de «tonterías».
«Finalmente cuando alguien no tiene nada que decir, ni nada que defender, se dicen esta clase de tonterías», ha señalado a Efe Fraile, que califica las palabras de Fecao de «atentado» a los «queridos clientes» de Canarias.