martes, 17 de diciembre de 2013

El hombre que no conocía al padrino de la boda de su hija



Alarmante la desmemoria de nuestro ínclito expresidente del Gobierno al preguntarle Virginia Drake por la cantidad de invitados a la boda de su hija que poco después fueron imputados en la trama Gürtel.

XL. Todo era muy especial, sí. También los invitados…
J.M.A. Eran mis amigos. Bueno, algunos eran mis amigos y otros eran los amigos de otros.
XL. Si en aquel momento las críticas se centraron en las características del festejo, años más tarde se fijaron en los invitados a la boda que fueron imputados en la trama Gürtel.
J.M.A. [Rotundo]. Precisamente a esos yo no los conocía.

Es cuando menos curioso (eufemismo de «mentira») que el padre de la novia no conozca a uno de los testigos de la boda, que además costeó 32.452 euros de los costes de ésta. Este filantrópico testigo se llamaba Francisco Correa, cerebro de la trama Gürtel.

Se sortea puesto de trabajo



El centro comercial Diagonal Mar de Barcelona vuelve a promocionar sus ventas navideñas con el sorteo de una de las cestas de Navidad más grandes del país y que incluye este año un puesto de trabajo.
Los clientes de Diagonal Mar podrán vivir la ilusión de su vida un año más. Hasta el próximo 5 de enero, en la rotonda principal del Centro Comercial podrán encontrar una de las Cestas de Navidad más grandes de España, con productos y servicios para afrontar la crisis y los productos más cotizados de la actualidad.
La Cesta de Navidad está valorada en más de 100.000 € y ofrece por primera vez un premio de un valor incalculable: un puesto de trabajo. La Cesta incluye 3 años de hipoteca o alquiler, alimentación y gastos del hogar; los estudios pagados; un coche; una moto; un vale de 5.000 € para el Centro Comercial Diagonal Mar; viajes para presenciar el Mundial de Brasil; un fin de año en Nueva York; la visita a un proyecto solidario en la Índia (sic) y estancias de fines de semana. El afortunado recibirá también 1 año de entrada gratuita para el cine, el almuerzo y pan diario, así como la suscripción a Canal Plus. Sin olvidar la amplia gama de productos tecnológicos de Apple, Televisión, PlayStation, entre muchos más premios.
Los boletos se podrán comprar hasta el próximo 5 de enero en el stand del Centro Comercial Diagonal Mar, por sólo 5 euros. El ganador será el participante que haya adquirido el boleto que coincida con las últimas cinco cifras del primer premio del Sorteo de El Niño de Loterías y Apuestas del Estado.
Además, la cesta tiene una vertiente solidaria: se destinará una parte de la recaudación al proyecto solidario International Women’s Cup, y durante la estancia en el Centro Comercial Diagonal Mar habrá una hucha en el stand para que todos los que quieran colaborar puedan hacer una contribución voluntaria. Este año, el ganador podrá visitar el proyecto de la Asociación IWC en la Índia (sic), incluido en uno de los premios.

jueves, 12 de diciembre de 2013

14 políticos para inaugurar una rotonda



Catorce cargos públicos para inaugurar una rotonda. Ocurrió la semana pasada en el municipio de Alhendín (Granada), según publica este martes el diario Ideal. En el acto participaron representantes de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento de Alhendín, entre ellos el presidente de la institución provincial, Sebastián Pérez, la vicepresidenta primera, Luisa García Chamorro, el alcalde de Alhendín, Francisco Rodríguez, y otros miembros de las dos corporaciones, gobernadas por el Partido Popular.
En pleno debate sobre los excesos de los políticos y de la política, 14 representantes públicos decidieron acudir a la inauguración de una rotonda de unos pocos metros de diámetro. El Ayuntamiento, cuya población no llega a los 8.000 habitantes, defiende que descongestionará el tráfico en un punto en el que, no obstante, se han registrado «frecuentes retenciones».
Además de defender la urgencia y la necesidad de esta obra, las autoridades aprovecharon la inauguración para convertirla en un acto político y arremeter contra la gestión de la Junta de Andalucía, gobernada por PSOE e IU. «Mientras la Junta de Andalucía nos asfixia con los impagos del taller de empleo y el servicio de ayuda a domicilio, la Diputación es la única Administración que sigue apostando por los municipios y por Alhendín y, como muestra un botón, esta rotonda que sin duda alguna va a mejorar la calidad de vida de todos los alhendinenses», señaló el alcalde de Alhendín, Francisco Rodríguez.

El profundo agujero de los Donuts



Salarios del equipo directivo de 500.000, 400.000, 300.000 euros al año. Una flota de 28 coches de lujo en renting y, entre otras cosas, una estructura salarial aguas abajo de la plantilla, heredada de los tiempos del boom, que no ha resistido la presión ni de la crisis, ni la de las marcas blancas. Al igual que ocurre con Pescanova, marcas anteriormente admiradas y envidiadas como Panrico y sus mascarones de proa (Donuts, Bollycao, Donettes, La Bella Easo) se derriten y parecen evaporarse como gigantes de barro.
Cuentan los que conocen al consejero delegado de Panrico, Carlos Gila, y trabajan con él, que los días antes de anunciar de forma salvaje que dejaba de pagar las nóminas a 4.000 trabajadores de la compañía, repetía a todo el que le quería escuchar «me ha tocado, qué le vamos a hacer. Ahora todo el mundo, directivos y trabajadores, tienen que enterarse de que Panrico tiene un problema muy serio. Lo llevo diciendo muchos meses en el consejo. Y es la hora de alarmar».
Es cuestionable la utilidad de tanta brusquedad, pero sin duda el mensaje de alarma ha llegado claro a todos los rincones de la empresa y a toda la sociedad. Nadie parece quedarse indiferente cuando oye que Donuts pretende despedir a 2.000 trabajadores (el 50 % de la plantilla) y deja de pagar los sueldos sin solución de continuidad aparente. «¿Donuts? Imposible, pero si es un pedazo de marca». Y es verdad que lo es, posiblemente el único caso en España en el que una empresa, Panrico, tiene en propiedad la denominación de lo que es un genérico en todo el mundo.
Pero dejando de lado, que sin duda las hay, responsabilidades de gestores anteriores y la ambición del capital riesgo obsesionado por la rentabilidad a corto plazo, y que encontraron en Panrico un terreno más que abonado para sus prácticas de burbuja. Dejando todo eso de lado, y es mucho dejar, ¿cuál es el problema acuciante de la empresa? ¿Dónde tiene Donuts el agujero?
La empresa no tiene atada al cuello una piedra descomunal en forma de deuda al estilo Pescanova. No tiene deudas con la Seguridad Social y sus problemas con los proveedores son asumibles. El problema real, el profundo agujero que tiene cercado a Donuts y Bollycao, es una estructura de costes tan brutal que ella sola drena la liquidez que generan las marcas y ha logrado extenuar el negocio. Una estructura de costes que se adivina en la punta del iceberg de salarios de lujo y coches de pasarela en los que se paseaban hasta ahora los directivos. «Aunque ya no», explican los próximos a Carlos Gila. «Es lo primero que ha eliminado».
Baste un dato para ilustrarlo, manejado por la empresa en las tensas reuniones que ha mantenido con los sindicatos. En torno al 45 % de la venta neta de la compañía se utiliza para pagar nóminas y autónomos. Un nivel insostenible, aseguran en medios cercanos a la empresa, para una compañía industrial como Panrico, que también debe hacer frente a precios crecientes de materia prima, packaging y publicidad que la colocan en desventaja con las marcas blancas que le arañan mercado.
La gran distribución llega a vender sus rosquillas (lo que se conoce con el genérico donuts en todo el mundo) por un euro y Panrico no puede hacer lo mismo con sus Donuts por menos de tres. En comparación, las compañías competidoras tienen una ratio de coste de ventas sobre ingresos netos de explotación de aproximadamente el 15 %.
De hecho, la firma ha puesto encima de la mesa de las conversaciones preliminares que mantiene con el comité de empresa un dato espeluznante. Su actividad comercial diaria en su situación actual le genera unas pérdidas de 150.000 euros al día.
Entre sus costes operativos una parte nada pequeña se la lleva una red de distribución que pasa por ser una de las más armadas de España. Nada menos que 1.800 repartidores se encargan de llevar Donuts del día a tiendas de chinos, panaderías, supermercados, cafeterías e hipermercados. La empresa ha dicho en la mesa de negociación, según ha podido saber Cinco Días, que Bimbo hace lo mismo con 300 personas y Leche Pascual con 800. El equipo de Gila ilustra la sobredimensión con un dato: las redes de distribución comparables necesitan un coordinador por cada 25 repartidores. En Panrico esta ratio es de uno por cada diez.
En Panrico todo el mundo tiene que apretarse el cinturón. Lo harán los directivos, seguro, y los trabajadores. Quienes no lo harán serán las filiales de Canarias y Portugal. «Van como un tiro, supieron ajustarse. Es el modelo que hay que seguir en el resto», explican medios cercanos a la empresa, que intentan desactivar las duras cargas de profundidad lanzadas durante las últimas semanas. «Al final no serán 2.000 despidos ni un recorte salarial del 45 %. Pero para que no sea así, todas las partes tendrán que mentalizarse y resolver la situación en 4 o 5 semanas».
De momento de la decisión de pagar 500.000 euros de las nóminas se beneficiarán 3.800 trabajadores. El gesto servirá para aliviar el enorme enfado sindical que destilan los comunicados de las secciones sindicales de UGT y CCOO en la empresa.
El último, del pasado viernes, enseñaba mucho de esa tensión. «El plan que Oaktree tiene para nuestro futuro y para su propiedad no es creíble. No arriesga nada. Nuestra disposición es total a encontrar soluciones, pero nos preocupa la verdadera intención de Oaktree y su hombre en nuestra empresa. Creemos, y no es descartable, que el preconcurso no se haya presentado para proteger los activos de la compañía, quizás se haya hecho para proteger la estrategia de la propiedad. Queremos explicaciones. Como por ejemplo dónde están los 16 millones que había en la caja a 30 de junio, a qué se han destinado los 85 millones de la venta de Artiach, por qué Oaktree no cumple con su compromiso de aportar los 149 millones cuando se quedó con el 100 % de nuestra empresa», afirman los sindicatos.