jueves, 27 de febrero de 2014

El cazador de Caja Madrid



De todas las cacerías en las que participó Miguel Blesa a lo largo de su vida, una recobra hoy todo su significado. Tuvo lugar el 8 de septiembre de 2009 en Rumanía y se llevó por delante a un ejemplar de oso pardo común de unos 400 kilos de peso. El abatimiento se realizó en plena cordillera de los Cárpatos. Las tarifas que se pagaban entonces por cada pieza de oso rumano oscilaban entre los 15.000 y los 23.000 euros. Rumanía sigue sin permitir más de 300 licencias al año. Es un negocio vedado para los más ricos de los ricos europeos.
Por aquellas mismas fechas, el entonces presidente de Caja Madrid participaba en otro tipo de cacería, con trifulca empresarial incluida. Aunque ésta tenía como escenario los alfombrados despachos del poder político madrileño. Blesa aspiraba a un tercer mandato al frente de la caja del oso: a mediados de los 90, Caja Madrid cambió su logo y dejó únicamente la imagen de un oso, que simboliza a la capital de España.
No lo consiguió. La pelea entre la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, fue a dentellada limpia. Gallardón apoyaba a su amigo Blesa, mientras que Aguirre quería colocar a uno de los suyos: Manuel Pizarro. Intervino Mariano Rajoy y la pelea terminó en tablas: Blesa abandonó Caja Madrid el 28 de enero de 2010 siendo sustituido por Rodrigo Rato. Pero el oso verde de la entidad ya había sido derribado, estaba moribundo y feneció a los pocos meses.
Osos, búfalos, pumas, leones, ciervos… Donde ponía el ojo Miguel Blesa, ponía la bala. Eso sí, únicamente en el terreno cinegético, porque en los negocios no tenía tanta puntería. En concreto, su presidencia al frente de Caja Madrid (de 1996 a enero de 2010) ha quedado como una de las más desastrosas gestiones del sistema financiero español. Así lo demuestra el óbito definitivo de la caja madrileña, que contaba con más de 300 años de historia (fue fundada por el sacerdote aragonés Francisco Piquer en 1702) y su entierro final dentro del conglomerado de Bankia, entidad asimismo rescatada de la quiebra con la aportación de más de 22.424 millones de euros públicos.
Paciencia, reflejos, pulso firme y acertada puntería. Cualidades que debe poseer todo buen cazador. Pero Blesa (nacido en Linares, Jaén, el 8 de agosto de 1947) no manejaba únicamente esas habilidades para abatir sus espectaculares piezas. Necesitaba algo más y en su caso le vino regalado. Como cualquier tirador que se precie, Blesa requería de un magnífico rifle de precisión, además de un excelente visor de mira telescópica. Y los tenía.
El año 2008 Blesa cogió su fusil: un Blaser R93 de alta gama (unos 6.000 euros) acompañado de un visor Zeiss 6-12 x 72 (2.500 euros), junto a las monturas que fijaban el visor al cañón (400 cada una). Así pertrechado, con ese escudo mortífero de unos 10.000 euros gentileza de una empresa de la que había sido consejero antes de aterrizar en Caja Madrid, emprendía Blesa sus safaris de evasión.
Con un arma de estas características es difícil errar el tiro. Las fotos que hoy publica Crónica así lo demuestran. Corresponden a algunas de las cacerías en las que participó a lo largo y ancho del mundo. También debía ser difícil equivocarse al estar al frente de la cuarta entidad financiera del país. Pero en este caso, Blesa no estuvo tan acertado y los tribunales investigan a día de hoy si, además de negligencia, pudo existir alguna conducta delictiva por parte del impetuoso cazador linarense. Si el presidente de Caja Madrid hubiera sido tan certero como banquero como con el rifle que le regalaron, la entidad no habría necesitado 22.424 millones para salvarse de la quiebra.
En la semana en que algunas informaciones periodísticas (publicadas por la web InfoLibre) le vinculan hasta con supuestas operaciones de venta de armamento, esta es la historia —con fotos e emails— del inspector de Hacienda que iba en moto a hacer la declaración de la renta a Aznar y acabó viviendo como un rico sin pudor. Crónica ha accedido a documentos del sumario abierto por la compraventa de un banco en Florida. Allí no sólo aparecen los safaris del mandamás, sino hasta su presunta mediación en operaciones de venta de material de aviación (civil y militar) a Cuba, Siria, Venezuela o Argelia. El rastro del banco de Miami, ese que con tanto ahínco siguió el juez, parece hoy aún más alargado.
«Pancho me dijo que ya tienes tu rifle maravilloso y que lo quería poner a tu nombre desde el principio; ya te habrá contactado pidiéndote copia de tu licencia; debes mantenerte ignorante de todo hasta el final». Este texto es tan sólo una parte de un correo del presidente de la empresa de equipamiento aeroespacial EINSA, Pedro Rodríguez Pla, a Miguel Blesa en 2008 (todavía era presidente de Caja Madrid) y que forma parte del sumario que, empezado en su día por el juez Elpidio Silva, se sigue contra él por la compra del City National Bank de Florida ese mismo año. El correo va acompañado de unas fotos de Blesa con directivos de EINSA, su antigua compañía, portando el fusil en su sede de la empresa, en Alcalá de Henares.
Infolibre informaba esta semana de una supuesta intermediación del expresidente Aznar en la venta de equipos de ingeniería aeroespacial de EINSA en Argelia, Libia y Venezuela. En estos negocios participaría también un hermano de Alejandro Agag, yerno de Aznar. EINSA diseña y fabrica vehículos y equipos de alta complejidad tanto para la aviación civil y militar. Miguel Blesa fue consejero de la empresa entre marzo de 1991 y enero de 1997. Crónica ha tenido acceso a varios correos donde los responsables de EINSA ofrecen la participación de Caja Madrid en diversas operaciones.
Una de ellas se refiere a la financiación de un acuerdo comercial con la Aviación Cubana para el suministro de todos los equipos de handling que necesite la compañía durante cinco años, a razón de tres millones al año. «Por si esta operación fuese de vuestro interés, hemos incluido en nuestros precios franco fábrica un 3 % para vosotros, para que de esta forma, vuestra oferta pueda resultar tan atractiva o más que la del Sabadell», se dice a Blesa en el correo.
Aznar emitió un comunicado en el que negó que «concluyera ningún contrato o encargo de EINSA» y donde rechaza que «hubiera recibido retribución o comisión alguna por parte de dicha compañía». Miguel Blesa, por su parte, no se ha pronunciado sobre estas informaciones.
El marrón de Florida.
Además, la Audiencia Provincial de Madrid consideró el pasado junio que existían razones para investigar la adquisición del banco de Florida por la caja, pero entendió que el instructor que investigaba el caso, José Elpidio Silva, debió enviar a reparto una nueva denuncia que había presentado el sindicato Manos Limpias (Silva ya investigaba otra del sindicato contra Blesa y Díaz Ferrán por unos créditos de 24 millones al entonces presidente de los empresarios y, además, consejero de la entidad).
En la actualidad dos juzgados de Madrid se resisten a instruir el caso Blesa. La última palabra la tiene ahora la Audiencia Provincial y no se descarta que prevalezca el criterio adoptado en primera instancia por el juez Elpidio Silva: que todo el caso corresponda al juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional, quien tramita la presunta estafa cometida en la comercialización de las preferentes y la salida a Bolsa de Bankia desde las oficinas de Caja Madrid.
El tema es aún más lioso, pues entre medias la Audiencia Provincial también admitió una querella presentada por el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix —amigo del ministro Alberto Ruiz Gallardón— contra el juez Elpidio Silva. ¿Los motivos? Presuntos delitos de prevaricación, retardo malicioso de la administración de Justicia y delito contra la libertad individual de las personas por haber ordenado el ingreso en prisión en dos ocasiones del cazador Blesa.
Miguel Blesa de la Parra llegó a Caja Madrid de la mano del PP y por esa misma puerta del PP se tuvo que marchar. Él nunca habría ocupado el despacho principal de una de las torres inclinadas de la plaza de Castilla si el destino no le hubiera cruzado, en la Academia CEU de Madrid, con quien llegaría a ser presidente del Gobierno de España. En ese centro de estudios conoció a Aznar en los 70, cuando ambos preparaban oposiciones al cuerpo de inspectores de Hacienda. Aznar ha comentado en sus memorias que eligieron el mismo primer destino y sortearon los pisos que ocuparon en un bloque de viviendas en Logroño. Su amistad se mantuvo en el tiempo. Incluso se ha comentado que, ya metido Aznar en política, Blesa recorría Madrid en moto para supervisar las declaraciones de la renta de sus amigos Aznar y Juan Villalonga. Hasta esos extremos llegaba su estrecha amistad.
Blesa es el paradigma perfecto de la politización y destrucción de las cajas de ahorro por parte de los partidos y sindicatos. Fue nombrado consejero de Caja Madrid en 1993, pero no fue hasta 1996, tras la llegada del PP a La Moncloa, cuando alcanzó la presidencia. Para ello se tuvo que articular un pacto, que se mantuvo durante toda su presidencia, con CCOO e IU. Llegó a tener como vicepresidente a un ex miembro del prosoviético Partido Comunista de los Pueblos de España, José Antonio Moral Santín. Con ese acuerdo, IU y CCOO ganaron fuerza en el consejo y Blesa se garantizó la paz social y la mayoría para sacar adelante todas sus propuestas.
En esta época, Blesa se dedicaba a la caza mayor: como en Argentina en marzo de 2005 (en los emails aparecen fotos suyas, sonriente al lado de un puma joven sobre una roca y sentado frente a dos cabezas seccionadas de unos enormes cornúpetos) o en Tanzania en agosto de 2006 (posa más que orgulloso tras haber abatido un bisonte gris, y también junto a un león de edad muy avanzada, ya muerto). Al mismo tiempo, con el apoyo de CCOO, actuó como un auténtico tiburón financiero y se olvidó de la labor principal de las cajas: su finalidad social. Durante su presidencia se fueron aprobando unos planes estratégicos cuyo único objetivo era promover el endeudamiento familiar (con redondeo ilegal de los tipos de interés, según los tribunales) y la entrada en el accionariado de grandes grupos y multinacionales: Telefónica, Endesa (donde consiguió un pelotazo tras la OPA de Gas Natural), Iberia, MAPFRE, NH, Indra…
Esa política permitió a Blesa el acceso directo a consejos de administración de las grandes compañías como ACS, FCC, Dragados o las ya participadas por la caja como Endesa o Iberia. Las plusvalías de estas inversiones elevaron el beneficio atípico de la entidad durante varios ejercicios, ocultando la realidad de sus balances: no se reservaron los necesarios depósitos ni se garantizaron debidamente los préstamos concedidos. La fiebre del ladrillo le llevó a contraer agujeros históricos como el de la inmobiliaria Martinsa, a la que prestó 1.000 millones, o la compra deficitaria de la firma hipotecaria Su Casita de México.
Y, al final de su mandato, en abril de 2008 (meses antes de recibir el regalo del fusil Blaser R93) el consejo de Caja Madrid aprobó la compra del 83 % de las acciones del City National Bank of Florida (CNBF). El coste total de la operación, cerrada dos años después por Rato, cuando se adquirió el 17 % restante, alcanzó la friolera de los 1.449 millones de dólares (unos 1.100 millones de euros). Según un informe del Banco de España del 19 de abril de 2010 y que forma parte del sumario, Caja Madrid fraccionó la operación (83 % primero y 17 % después) para eludir el preceptivo control de la Comunidad de Madrid.
En aquella época ya estaba abierta su batalla personal contra Aguirre. La Comunidad no era partidaria de que la caja usara los 2.200 millones de plusvalías de la venta de Endesa para su expansión internacional. Además, el Banco de España criticó en su informe el sobreprecio pagado por la compra del banco, así como otras irregularidades. En mayo, Bankia logró cerrar la venta del marrón de Blesa al vender el CNBF al BCI chileno por 683 millones de euros.
Y es que Blesa ha manifestado desde siempre una obsesión enfermiza por Florida, así como por las pieles de los animales que cazaba. Una querencia que ha contagiado a su actual mujer, Gema Gámez Pérez, de 40 años y antigua empleada de Caja Madrid, con la que contrajo matrimonio hace unos meses. Gema Gámez es la única accionista de una empresa constituida en 2011, dedicada a la moda y a la peletería animal, denominada Octubre en Florida, S. L. Además de poético, toda una declaración de pasiones.
Como se ha señalado, durante el año 2007 Caja Madrid obtuvo, gracias a las plusvalías, un beneficio neto atribuido de 2.860 millones. A partir de entonces, la caída se hace imparable. En 2009, año de la cacería del oso rumano, los beneficios sólo alcanzaron los 266 millones. Este año sufrió la más alta tasa de morosidad de la banca española, el 5,7 %. Una cifra claramente por encima de la media del sector, que llegó al 4,7 %, y del resto de cajas: el 4,78 %.
La caza del oso no ha traído suerte a Blesa. Su buena estrella cambió de dirección. Una especie de venganza del oso rumano y, cómo no, del oso verde de Caja Madrid. Tan sólo unos meses después, en enero de 2010, abandonó la presidencia de la caja. En mayo de 2012 el Gobierno nacionalizó Bankia y un mes después se inició un proceso en la Audiencia Nacional donde comenzaban a agruparse todos los casos relacionados con la venta de las preferentes y la salida a Bolsa de la entidad.
2,5 millones en 24 horas.
En mayo de 2013 tuvo lugar su primer ingreso en prisión, decidido por Silva tras una denuncia de Manos Limpias por el crédito a Díaz Ferrán. No llegó a estar 24 horas en prisión: reunió la fianza de 2,5 millones y salió en libertad. Fue cuestión de días, porque el juez Silva le volvió a citar el 5 de junio de 2013, esta vez por la compra del banco de Miami.
Los abogados de Blesa ya habían recusado a Silva, pero sólo por el caso de Díaz Ferrán. El juez decretó su ingreso en prisión sin fianza por delitos societarios, administración desleal, falsedad en documento y posible apropiación indebida. Quince días después, la Audiencia Provincial anuló la causa contra Blesa afirmando que era desproporcionada. Más tarde, la Fiscalía de Madrid presentó una querella por presunta prevaricación contra el juez Silva.
Lo que a nadie extrañó fue la facilidad con la que Blesa reunió, en un tiempo record, 2,5 millones para su primera fianza. Blesa es uno más de los millonarios españoles surgidos al calor de la quiebras de las cajas. Al llegar a la presidencia, Blesa tenía un sueldo de 70.000 euros. Al poco tiempo ya ganaba 1,2 millones. Al finalizar su mandato, llegó a cobrar entre sueldo e indemnización 12,44 millones entre 2007 y 2010. Además el consejo de administración aprobó que Blesa tenía derecho a otros 2,8 millones de indemnización por el abandono de la caja. La intervención del Estado tras la nacionalización de Bankia anuló estos acuerdos.
Y es que a Blesa siempre le gustó vivir bien durante su etapa al frente de Caja Madrid. Como ejemplo de este modus vivendi de lujo quedan la compra de una lujosa mansión en Miami por la que la caja pagó 10 millones de dólares, la compra de un BMW serie 7 blindado que costó 510.000 euros y que, según declaró ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, «le resultaba incomodo». Y, por supuesto, sus aventuras cinegéticas de caza mayor. ¿Pagaba él?

jueves, 20 de febrero de 2014

Racismo de marca blanca (Antonio Burgos).


Normalmente me limito a copiar y pegar noticias sin más, pero esta columna del Sr. Burgos tiene tanta miga que se merece su propia reseña.
Comienza nuestro ínclito columnista haciendo gala de su fina ironía sobre el hecho de que el fallecimiento de Nelson Mandela ocupara en su día la mayor parte del espacio informativo, regalándonos ingeniosas frases como «lo digo por si no lo sabían» o, con cierta dislexia sintáctica, «es una noticia que no sé por qué han llevado con tanto sigilo».
Si esta ridícula entradilla no bastara para demostrar el desprecio que el Sr. Burgos siente por la persona de Nelson Mandela, así como por cualquier muestra de respeto o reconocimiento que se le otorgue, en el siguiente párrafo se postula como firme candidato vitalicio al Nobel, Príncipe de Asturias, Óscar y Libro Guinness de los récords de las comparaciones absurdas y demagógicas, atreviéndose a colocar en el mismo plano el apartheid y las marcas blancas.
Por si no fuera suficiente la tomadura de pelo, lo que sigue es un alarde de su dominio del arte de mezclar las churras con las merinas, la velocidad con el tocino y todo lo que se pueda confundir en un batiburrillo sin sentido. Probablemente todo se deba a alguna deficiencia en su dieta que le haya hecho perder facultades mentales, puesto que según este señor el kétchup no sólo es una marca, sino que es lo mismo que la salsa de tomate.


No sé si se han enterado ustedes que Mandela ha muerto. Lo digo por si no lo sabían. Es una noticia que no sé por qué han llevado con tanto sigilo, y ni han abierto los telediarios con ella, ni ha sido portada de los periódicos, ni ningún político ha dicho la parida obituaria que le han preparado sus setecientos mil millones de asesores, ni nada de nada.
Que Dios lo tenga en su gloria.
Y como me he enterado así como de tapadillo que Mandela ha muerto, he considerado que aquí en España somos en cuanto consumidores todo lo contrario de lo que predicó el apóstol de la lucha contra el apartheid. Aquí hay mucho racismo en el consumo: los blancos continúan con su dominio. La obra de Mandela no ha servido de nada en los estantes de Carrefour, ni de Hipercor, ni de Alcampo, ni de Lidl, ni del Día por Ciento: todos te quieren imponer sus marcas blancas. Hay en las grandes superficies como un racismo encubierto a favor de los blancos de sus marcas. A veces ves como campañas de autodefensa de las comerciales razas negras, cobrizas o amarillas contra esta preeminencia de la raza blanca de las marcas preferidas por las cadenas de establecimientos de alimentación, que te las imponen por narices. ¿Para esto luchó Mandela, señores del hipermercado, para que ustedes nos sigan imponiendo la supremacía de la raza de las marcas blancas?
Me han encantado siempre las marcas de toda la vida. Esas marcas tan importantes que hasta han pasado a darle nombre al artículo que fabrican. La lengua está contra las marcas blancas. Yo no he visto a ningún aceite al que le llamen Aliada, ni a ningún jabón al que le digan Bosque Verde, pero todo pañuelo de papel es un Kleenex, toda cinta adhesiva es un Cello, toda gamuza amarilla para la cocina es un Spontex, todo coche con tracción en las cuatro ruedas es un Jeep, toda salsa de tomate es un bote de Ketchup, todo envase de cartón para líquidos es un Tetra Brik, todos los esparadrapos así como monodosis con su gasita por dentro son Tiritas. A pesar de la presión racista de las marcas blancas, para muchos de nosotros todo bonito es Albo, toda mayonesa es Ybarra y toda leche es Pascual, cuyo solo nombre evoca nostalgias de los desayunos radiofónicos con Luis del Olmo.
El caso es que si nos ponemos en plan de consumidor quisquilloso de los que piden la hoja de reclamaciones y le miramos el hierro de su ganadería a las marcas blancas, son muchas veces fabricaciones clásicas de siempre que con tal de vender a las grandes superficies tienen que plegarse como el cuplé de Concha Piquer: con lo que quieran llamarle se tienen que conformar. Lo mismo les llaman Aliada que Hacendado que Auchan, porque no tienen un anillo con una fecha por dentro. ¿Pero son las mismas que las que van dando la cara con su verdadera marca? Un amigo mío dice que no compra conservas de marca blanca porque en la fábrica, dice el director de producción:
— Y ahora, todas esas zurrapas me las etiquetáis como marca blanca, que bastante nos han fastidiado poniendo nuestra marca de toda la vida escondida en los lineales a los que nadie se acerca…
España siempre ha fabricado unas conservas de altísima calidad, pero de un tiempo a esta parte te comes unos mejillones en escabeche de marca blanca y se te saltan las lágrimas, del vinagre tan fuerte y tan malo que les ponen. Y no digamos los berberechos, rellenos del mejor albero de la plaza de toros de Sevilla, que si te descuidas te salta el empaste y te sale la lata por 100 euros. Y si son las conservas vegetales, creo que regalan un viaje a la Riviera Maya a quien encuentre una lata de espárragos que no sea procedente de Perú o de China. ¿Que no hay racismo en España? No sé de qué vale el falso antirracismo de llamar subsaharianos a los negros si, total, aquí siguen imponiéndonos la supremacía de la raza blanca, digo, de las marcas blancas.

El PP y la reforma laboral son lo que más progreso ha traído a la Humanidad



La huelga de barrenderos ha provocado el debate político más encendido en el pleno municipal desde que Ana Botella (PP) fue investida hace dos años alcaldesa de Madrid. La regidora y los líderes del Partido Socialista, Jaime Lissavetzky, y de Izquierda Unida, Ángel Pérez, se han cruzado descalificaciones e incluso insultos a cuenta de la gestión municipal en el conflicto. Botella ha zanjado las críticas de la oposición afirmando que el PP y su reforma laboral son lo «que ha traído mayor progreso a la Humanidad».
«La huelga [de limpieza] se ha solucionado gracias a las medidas de la reforma laboral, que permite que se rebaje el coste laboral con unas medidas de flexibilización, y que son las que más progreso han traído en la historia la Humanidad, hagan un recorrido por el mundo», ha sentenciado en respuesta al líder socialista. Y ha añadido que los barrenderos, que cobran entre 500 (el turno del fin de semana) y 1.300 euros, y que ahora verán congelado su salario durante los próximos cuatro años, tienen «el sueldo medio de los madrileños». El sueldo medio en la región son 2.160 euros; en España, son 1.840 euros.
Pérez ha espetado a Botella, con su ironía habitual: «Nosotros también estamos en contra de las huelgas salvajes, como la de la banca, que lleva los últimos siete años sin dar crédito; creemos que los servicios mínimos deberían funcionar, y funcionar todo el año, para que las concesionarias presten un mínimo del servicio por el que le pagan los madrileños; y estamos en contra del vandalismo de unos hunos que recortan los derechos de los trabajadores. Los servicios son esenciales, y los trabajadores no pueden ser tratados con un sistema esclavista y salarios de 600 euros», ha concluido Pérez.
Botella le ha respondido: «La ideología que ha traído mayor progreso a la humanidad es la de los que estamos aquí sentados», señalando a la bancada de concejales del PP en el pleno municipal. «Si a usted le parece una vergüenza el sueldo de los trabajadores de la limpieza, a ellos les debe parecer una vergüenza el suyo y el mío. Ellos tienen el sueldo medio del país, es mentira que tengan 600 euros». La alcaldesa cobra 102.000 euros anuales; los líderes de la oposición, 94.000 euros. Los sueldos de los trabajadores de la limpieza aquí detallados han sido confirmados por las empresas concesionarias.
«Yo cobro ocho veces más que ellos, pero no ofendo su dignidad diciendo que se tienen que conformar. El Ayuntamiento pretende ahorrar convirtiéndose en el primer eslabón de la cadena de la precariedad y abusando de la sobreexplotación de los trabajadores que necesitan su empleo», ha zanjado Pérez.
Duro intercambio con Lissavetzky.
También Lissavetzky ha criticado a la alcaldesa por su gestión durante el conflicto. En concreto, la ha acusado de mentir, alegando que el Ayuntamiento sabía que se iban a producir recortes de empleo a partir de las ofertas presentadas por las empresas, y debido a la bajada de hasta un 33 % en el coste del contrato. «¿Madrid se merece una alcaldesa tan mentirosa como usted?», se ha preguntado el líder socialista.
Botella ha respondido: «Que usted me diga que miento me produce pena, lo que no se merecen los madrileños es un jefe de oposición como usted, que a lo mejor no le han llamado por el camino del trabajo. La huelga se ha solucionado gracias a las medidas de la reforma laboral, que permite que se rebaje el coste laboral con unas medidas de flexibilización, y que son las que más progreso han traído en la historia la Humanidad, hagan un recorrido por el mundo», ha concluido.
Lissavetzky ha replicado: «Usted, además de vaga, es incapaz. ¿Cree que los madrileños quieren una alcaldesa que no haga nada y que se ponga de perfil ante los problemas, dejando que los empresarios y los sindicatos se ocupen de todo? Madrid necesita a alguien que resuelva los problemas, no que los cree. Háganos un regalo de Navidad, váyase; imagine a los madrileños contentos… y si se lleva a [el concejal de Medio Ambiente, Diego] Sanjuanbenito, de regalo de reyes». Botella no ha querido contestar: «Cuando usted me descalifica, se descalifica usted mismo».
El concejal de UPyD Jaime Berenguer también se ha sumado a las críticas, aludiendo además al «atraco organizado» que supone la subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (más del 6 % este año). A Berenguer le llama la atención que el Ayuntamiento diga ahora que el servicio de limpieza viaria va a ser el mismo que en años anteriores, cuando va a costar 650 millones de euros menos; pero no para incidir en que a partir de ahora será peor, sino para preguntarse por qué antes se pagaba un «sobrecoste».
Berenguer ha añadido: «¿Por qué no se presenta ninguna empresa extranjera a los contratos? ¿Por qué siempre ganan las mismas empresas los contratos en Madrid, que luego coinciden con las que tienen recalificaciones en los planes urbanísticos o en edificios singulares, o moras de pago de impuestos, y aparecen según la prensa como donantes de su partido? Ustedes hacen una economía de amigos. Madrid huele a naftalina, no tenemos prestigio alguno; por eso nos descalificaron en la primera ronda de los Juegos Olímpicos».
Le ha respondido Sanjuanbenito: «Usted ha hecho acusaciones graves para centenares de funcionarios que participan en la adjudicación, y lo ha dicho en presencia de la interventora general». Respondiendo a la pregunta de qué ha aprendido el Ayuntamiento de este conflicto, ha señalado que «es absolutamente necesaria una regulación de los servicios mínimos. No nos va a temblar el pulso, con la ley en la mano, y no vamos a permitir que se repita», ha zanjado, parafraseando, según ha dicho, al líder nacional del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Regañina del Defensor del Pueblo.
La concejal de Izquierda Unida Raquel López ha comunicado esta mañana en el pleno municipal la respuesta del Defensor del Pueblo a la queja de un trabajador que perdió su empleo tras la adjudicación de los nuevos contratos integrales del Ayuntamiento.
La institución recuerda al gobierno municipal (PP) que «puede introducir en el pliego de condiciones cláusulas para garantizar la estabilidad en el empleo dirigidas a combatir el paro». El gobierno municipal (PP) ha hecho todo lo contrario: eliminar las exigencias de una plantilla mínima que incluían hasta ahora los contratos.
El Defensor del Pueblo «ha dado traslado» al Ayuntamiento de su «preocupación por estas situaciones y de la necesidad de que en casos similares extreme la diligencia y agote los medios previstos en la ley, para favorecer la estabilidad en el empleo de los trabajadores afectados».
El concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, ha señalado que «no va a cambiar» el modelo de los contratos y no va a «imponer el número de trabajadores a las empresas. La dimensión del servicio se corresponde con las necesidades de los ciudadanos y no con las plantillas», ha zanjado.

martes, 11 de febrero de 2014

Denuncian que alimentos de Cáritas acabaron en una hermandad rociera



Varios miembros de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Alcalá de Henares han denunciado que en la romería de este año y del pasado a la Aldea del Rocío se consumieron alimentos procedentes del Banco de Alimentos y pertenecientes a Cáritas. En un comunicado sostienen que el capellán de la hermandad y párroco titular de la parroquia de San Diego de Alcalá de Henares, Matías Ares Martín, presuntamente entregó en 2012 y 2013 a la hermandad estos alimentos para que su junta de gobierno los utilizara, «sin ningún fin benéfico y con fines mercantiles, como alimento para los hermanos que estuvieron en la romería». El obispado de Alcalá de Henares ha abierto una investigación.
Cada hermano abonó unos 350 euros por la estancia de cuatro días en una casa alquilada en la Aldea del Rocío, que incluía la manutención. «La comida se cargó en el camión sin que supiéramos que pertenecía a Cáritas, nos dimos cuenta allí», relata María Santos, una de las integrantes de la hermandad desde el año 2011 y que este año acudió a la romería con su hija pequeña. «Había de todo: aceite, atún, zumo, Cola Cao, azúcar… y llevaban la etiqueta que decía que eran productos para personas necesitadas. Yo me sentí fatal porque los estábamos usando nosotros», relata.
Este año, la hermandad había prescindido de contratar a cocineros por la mala situación económica y se encargaban ellos de elaborar la comida. «No fuimos muchos, solo éramos cuatro hermanos y los miembros de la junta de gobierno», explica Santos.
En ese momento no denunciaron nada. «Solo lo comentamos entre nosotros, pero hasta ahí llegó», comenta. Fue en la asamblea general de la hermandad que se celebró en junio cuando expusieron lo que había ocurrido ante la junta de gobierno y ante los demás miembros del grupo, muchos de los cuales no habían acudido a la romería y desconocían lo sucedido. «Nos abuchearon y empezaron a decir que eso no era cierto. El párroco aseguró que con la comida hacía lo que quería, además se dijo que los alimentos estaban a punto de caducar», explica Santos.
La presidenta de la junta, Beatriz Sánchez Puerta, no quiere hacer ninguna declaración al respecto. «Ni afirmo, ni desmiento nada. Solo quiero decir que vamos a adoptar las medidas legales al respecto», fue lo único que ayer aseveró tras ser preguntada por la veracidad de la denuncia de los miembros de su organización.
El obispado de Alcalá de Henares indica que ha tenido conocimiento de esta denuncia en la que, presuntamente, se habrían obtenido beneficios económicos por el cobro de alimentos procedentes del Banco de Alimentos y pertenecientes a Cáritas desde la parroquia de San Diego. Estos habrían pasado directamente a las arcas de la Hermandad del Rocío de Alcalá de Henares. Ante tal denuncia, el obispado ha encargado de inmediato a la Vicaría General una investigación preliminar para esclarecer los hechos.
Los denunciantes aclaran en su comunicado que no es su intención «perjudicar a la Iglesia de Alcalá de Henares. Pero haríamos un flaco favor a la misma si encubriéramos esta situación» que tachan, «como mínimo, de escandalosa y vergonzante». En el mismo escrito aseguran [sic] que el obispado de Alcalá de Henares, «que ha hecho caso omiso de nuestras peticiones hasta ahora, valore esta situación en su justa medida y actúe dando muestras de su compromiso con los más desfavorecidos depurando responsabilidades».
El enfrentamiento se ha recrudecido y, al mismo tiempo, denuncian que la junta de gobierno en funciones ha dado de baja de forma ilegal y en contra de los estatutos a un número «indeterminado» de hermanos y que «ha falsificado deliberadamente los expedientes de expulsión de dos hermanos y ha convocado elecciones de forma ilegal». Aseguran disponer de un testimonio de un hermano al que el capellán negó el sacramento de la comunión por «estar casado por lo civil». Por todos estos motivos, solicitan «el inmediato cese del capellán de la hermandad».

martes, 4 de febrero de 2014

Víctimas del franquismo denuncian a un diputado del PP por injurias



La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que agrupa a la mayoría de las víctimas del franquismo, ha presentado una denuncia por injurias contra el diputado del PP Rafael Hernando, que el pasado 4 de noviembre dijo en un programa de televisión: «Las víctimas del franquismo solo se acuerdan de sus padres cuando hay subvenciones».
La ARMH ha extendido la denuncia a la Conferencia Episcopal, máxima accionista de la cadena donde se vertieron las declaraciones, 13tv. La ARMH recuerda en su denuncia que hace dos años que no se conceden subvenciones públicas dedicadas a las exhumaciones, y acusa a Hernando de «menoscabar y atentar contra la finalidad de reparación de las víctimas, insinuando que, las mismas [sic], se enriquecen con dinero público». La denuncia añade que el diputado ha mostrado un «temerario desprecio hacia la verdad» y reclama que tanto él, como la Conferencia Episcopal, se retracten y pidan disculpas en horario de máxima audiencia.

El tenso año de Mas, con Gandhi al fondo



El presidente de la Generalitat, Artur Mas, visitó este domingo el Memorial de Gandhi en Nueva Delhi en el marco de una visita oficial a la India. También recorrió las salas del museo dedicado a Jawaharlal Nehru, el primer jefe de Gobierno de ese país, en las que se narra con todo detalle el proceso de independencia de India. Al salir aseguró que Gandhi le «inspira» para continuar adelante con el proceso soberanista y recordó que, como la India, son muchos los estados que se han creado los últimos 70 años.
Fue una jornada cargada de simbolismo y de gestos hacia las bases nacionalistas que pusieron la guinda a todo un año dedicado a impulsar el plan soberanista. Este lunes se cumple el primer aniversario de las elecciones catalanas a las que Mas se presentó con el compromiso de impulsar y negociar con el Gobierno «un Estado propio» para Cataluña. Desde entonces no ha logrado ni un solo gesto por parte del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.
Pese a la absoluta falta de apoyo del Gobierno y de haber perdido el respaldo que los socialistas catalanes le habían brindado hasta ahora para celebrar la consulta, Mas defiende que el proceso no tiene marcha atrás. Para ello echó mano este domingo de los datos de las últimas encuestas, que continúan mostrando una amplia mayoría de catalanes favorables a votar en un referéndum. «Un 80 % está a favor o en contra de tener un Estado propio, pero quieren decidir sobre ello, y este es un sentimiento que ha llegado para quedarse, no es una moda», aseguró Mas.
El presidente catalán, que visita India en el marco de una misión empresarial, quiso aprovechar a fondo el simbolismo que irradía [sic] el memorial de Gandhi. Por esto, tras hacer una ofrenda floral en el sitio, mostró su admiración por el movimiento no violento que acabó por conseguir la independencia de la India. Aunque admitió reiteradamente que no existen «paralelismos» entre el caso indio y catalán, sí dijo estar «inspirado» por Gandhi. En este sentido elogió y afirmó sentirse identificado con los «movimientos populares, pacíficos y transversales» que permitieron que la colonia británica se convirtiera en un «nuevo Estado».
Cuando los periodistas le recordaron que Gandhi basó su estrategia en todo tipo de tácticas de desobediencia civil, incluidas huelgas, Mas sí dejó claro que este no es su estilo. «El pueblo catalán debe reivindicar sus aspiraciones con sus propios métodos», dijo poniendo como ejemplo las manifestaciones festivas que ha habido los dos últimos años coincidiendo con la Diada.
En cualquier caso, Mas admitió que a día de hoy nada hace pensar que la consulta pueda ser aceptada o, como mínimo, tolerada por el Gobierno. «Hay diálogo con el Gobierno, otra cosa es que éste no haya dado frutos hasta ahora». Con todo, aseguró que continuará insistiendo. «Seguiremos persistiendo porque nuestro movimiento está inspirado en la democracia, las buenas formas y el sentido positivo». Pese a pedir una negociación, recordó que no desistirá tan fácilmente de celebrar la consulta. «Nosotros ofrecemos diálogo pero seguiremos haciendo el camino». Esto implica intentar pactar una propuesta de fecha y pregunta para la consulta con ERC, ICV y la CUP, que suman 86 diputados de un total de 135 del Parlamento catalán.
Dado que por ahora tampoco hay un acuerdo entre estas formaciones sobre si se debe preguntar abiertamente sobre la independencia y que no está nada claro que la consulta se pueda acabar celebrando, Mas quiso insistir en que el primer año de esta legislatura ha tenido más asuntos en la agenda que el debate soberanista: «Estamos avanzando en todos los frentes».
Para justificarlo echó mano de los indicadores macroeconómicos que indican que en Cataluña, como en la mayor parte de España, comienza a bajar el paro y que remonta la actividad económica, en buena medida gracias al tirón de las exportaciones. Precisamente, el presidente catalán pretende que el viaje que hace a la India junto a 40 empresarios catalanes sirva para abrir nuevos mercados, especialmente en las áreas de investigación y desarrollo, farmacia y turismo.