miércoles, 8 de octubre de 2014

Caixabank: «Hemos recibido cero cartas de agradecimiento por las altísimas rentabilidades de las preferentes»



El director general de negocio de Caixabank, Juan Antonio Alcaraz, ha defendido la solución ofrecida por la entidad a los titulares de participaciones preferentes, por las que ha asegurado que los preferentistas recuperaron el 100 % de su inversión e incluso obtuvieron «altísimas rentabilidades».
«Hemos recibido cero cartas de agradecimiento», ha ironizado Alcaraz durante su intervención en las jornadas financieras organizadas por Expansión y KPMG, tras lo que ha agregado que cuando el problema no estaba resuelto sí que se ocupaban algunas oficinas en señal de protesta.
El director general de negocio de Caixabank ha pedido diferenciar entre las entidades a la hora de afrontar problemas derivados de la crisis como las participaciones preferentes y los desahucios. Sobre este último punto, ha puesto en valor que unas 200 000 hipotecas, la mitad del total, cuentan con un plan de ayuda para «ajustar» la devolución del préstamo.
«No necesitamos plataformas ni leyes para resolver los problemas de las viviendas», ha afirmado. Para Alcaraz, la banca tiene que hacer un ejercicio didáctico para explicar que no todas las entidades han afrontado igual estos problemas, en el esfuerzo por recuperar la confianza deteriorada en el sector financiero por la crisis.
Por último, ha cifrado en 300 000 millones de euros la reducción de crédito durante la crisis, la mitad correspondiente a la exposición inmobiliaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo. Cualquier comentario será bienvenido siempre que cumpla tres simples condiciones:
- Educación: procure expresarse en términos corteses y evitar las palabras malsonantes.
- Congruencia: no se publicarán comentarios fuera de contexto (para los amantes del "espanglish", me refiero a lo que ellos denominan "offtopic" o "fuera de tópico").
- Ortografía y gramática: Internet está repleto de diccionarios y manuales gratuitos para consultar; además, aunque no son muy fiables, cualquier procesador de texto dispone de corrector ortográfico.