lunes, 28 de noviembre de 2016

Un joven montañero sobrevive tras una caída de 500 metros provocada al intentar hacerse una autofoto



Un joven británico de 14 años, que estaba de viaje con su escuela en la localidad austriaca de Mölltaler Gletscher, cayó desde el pico Schareck, de 3 000 metros de altura, por hacerse una autofoto. El joven deslizó [sic] ladera abajo casi dos kilómetros y se detuvo milagrosamente poco antes de estrellarse contra unas rocas.
El adolescente estaba con cinco amigos y un instructor de esquí en la parte superior del monte cuando ocurrió el incidente. En ese momento el adolescente se estaba tomando una autofoto y cayó hacia atrás.
Milagrosamente, el chico sólo sufrió golpes y moretones en las piernas y la parte superior del cuerpo. Fue trasladado en helicóptero al hospital de Schwarzach.
Otra caso [sic] parecido.
Hace sólo unos días que un holandés de 35 años sobrevivió tras caer por el Barranco del Fin del Mundo en Sri Lanka. El hombre, que estaba en viaje de luna de miel, cayó al intentar hacerle una foto a su mujer. Su caída de 40 metros fue detenida por un árbol roto. El turista fue rescatado por el ejército después de tres horas y media colgado del árbol.