martes, 28 de febrero de 2017

Abogado californiano pretende incluir «dispara a los homosexuales» como proyecto de ley en los comicios del 2016



Un abogado de California afirma que quiere legalizar la ejecución de homosexuales, y puede que el fiscal general no pueda hacer nada para impedir que la proposición siga adelante.
Matt McLaughlin, un abogado de Huntington Beach, California, presentó la documentación para someter a referéndum el próximo mes de noviembre de 2016 su proposición a favor de autorizar el asesinato de ciudadanos homosexuales basándose en su sexualidad.
La iniciativa, bautizada como «Ley de erradicación de sodomitas», está a la espera de exámenes adicionales en la oficina del fiscal general del Estado, Kamala Harris, quien según parece no tiene autoridad para bloquearla. No obstante, es poco probable que la medida vaya a llegar hasta los votantes, ya que el Tribunal Supremo de California tiene la potestad de intervenir para impedir que lleguen hasta los comicios medidas que contravengan la Constitución estatal.
La proposición denominada «dispara a los homosexuales» autorizaría que «cualquier persona que deliberadamente toque a otra del mismo sexo con propósitos de satisfacción sexual pueda ser ejecutada a balazos en la cabeza o por medio del método que se considere más oportuno». McLaughlin, abogado desde 1998, declaró en su proposición que «es mejor que los infractores mueran antes que la la justa ira de Dios acabe con todos nosotros».
La iniciativa también convertiría en delito apoyar los derechos de los homosexuales, bajo multa de 1 millón de dólares, hasta diez años de prisión y expulsión del Estado. También sería ilegal distribuir «propaganda sodomita» a «cualquier persona menor de edad». Ser «sodomita» o distribuir «propaganda sodomita» sería motivo de inhabilitación para el desempeño de cualquier cargo o empleo público, así como del disfrute de cualquier beneficio público.
El pasado mes de febrero, McLaughlin pagó los 200 dólares de tasa de depósito para incluir la iniciativa en los comicios de noviembre de 2016.
Según la ley californiana, una vez que un proponente ha abonado la tasa correspondiente, el fiscal general está obligado a redactar un título para su distribución y un resumen de cien palabras de la iniciativa para enviarlos a la oficina del secretario del Estado e iniciar el período de recogida de firmas. La proposición dispondrá entonces de un plazo de 180 días para reunir un mínimo de 356 000 firmas válidas como requisito para quedar incluida en los comicios, lo cual no es tarea fácil. Y es en ese momento cuando puede intervenir el Tribunal Supremo y evitar que la medida aparezca en las papeletas en el 2016.
Como informó al San Francisco Chronicle el fiscal Robert Stern, autor de la Ley de Reforma Política del Estado de 1974, que imponía informes de gastos para las campañas de proposiciones de ley, «La ley lo deja claro: la oficina debe redactar un resumen siempre que el proponente haya pagado los 200 dólares y haya seguido los procedimientos adecuados». Stern confesó al periódico que no recordaba ningún caso en el cual el fiscal general hubiera rechazado expedir el título y resumen correspondientes.
Harris tiene previsto redactar el título y el resumen para el 4 de mayo de 2015.
El senador estatal Ricardo Lara condenó la medida. «Estoy a favor de la libertad de expresión, pero propugnar ejecuciones de una clase protegida autorizadas por el Estado pone en duda la personalidad y el juicio del proponente», afirmó Lara, homosexual, en su declaración.
Lara, junto con los miembros del grupo LGBT de la asamblea legislativa, presentó una reclamación oficial en el colegio de abogados contra McLaughlin sobre la base de que se presupone que los abogados deben evidenciar «buenos principios morales».
Esta no es la primera medida controvertida de McLaughlin. Como relató el diario Los Angeles Times, en 2004 intentó introducir una iniciativa que habría convertido a la Biblia del rey Jacobo en libro de texto oficial de los colegios públicos de California.
«Aunque no creas en sus enseñanzas, estarás de acuerdo en que es un buen ejemplo de buen uso de la lengua inglesa», citaba por entonces el diario a McLaughlin, quien defendió su proposición como «buena literatura» y negó que se tratara de un intento de adoctrinar a los estudiantes.

jueves, 9 de febrero de 2017

Se prohíbe contemplar un eclipse solar a los alumnos de una escuela primaria de Londres «por motivos religiosos»



Una escuela primaria de Londres prohibió a los niños contemplar el eclipse por «razones religiosas y culturales».
A los alumnos de la North Primary School de Southall se les impidió contemplar directamente el eclipse y en su lugar tuvieron que verlo en las pantallas.
Como tarea, los alumnos se habían fabricado sus propias cámaras estenopeicas y las habían llevado a la escuela, para después hacérseles saber que no les estaba permitido utilizarlas para contemplar el eclipse.
Phil Belman, cuya hija de siete años va a este colegio, afirmó estar «sumamente contrariado por estos hechos. Mi hija ha venido a clase después de dedicar una hora a preparar y montar su cámara estenopeica. Esta es una cuestión de ciencia contra supersticiones religiosas. Estoy indignado; ¿será Darwin el siguiente? Esto va a ser como los EE. UU. profundos».
Ivor Johnstone, director de la North Primary School, declaró que «la escuela tomó esta decisión cuando nos dimos cuenta de las preocupaciones religiosas y culturales relacionadas con contemplar directamente un eclipse. Aunque lamentamos cualquier contratiempo que podamos haber ocasionado, los alumnos de todos modos pudieron contemplar el eclipse en las pantallas de sus aulas. No obstante, el día nublado de hoy en el oeste de Londres habría impedido contemplarlo en directo en todo caso».
Rehusó explicar qué religiones y culturas tienen preocupaciones relativas a la observación directa de eclipses.
El Sr. Belman añadió que «esta es una escuela muy plural, con niños de orígenes muy variados, incluyendo el nuestro. Se adopta un enfoque equilibrado en conjunto, con lo que esto ha resultado totalmente inesperado».
También afirmó desconocer qué religiones o culturas vetan la contemplación de eclipses a sus seguidores.
Agregó no obstante que «creo que, en una sociedad razonable, en caso de duda, queda en todo caso al arbitrio de los padres la opción de excluir a sus hijos de esa actividad en concreto o de cualquier otra que pueda surgir. Pero no se nos dio la opción, sino que fue una reacción precipitada en el último minuto».
La North Primary es una escuela laica, gestionada por el concejo de Ealing, y descrita en su página de internet como «próspera, exitosa y multicultural».