miércoles, 17 de mayo de 2017

Fallece la niña pequeña cuyos padres se negaron a tratar su infección de oído con antibióticos por «miedo a la medicina moderna»



La pareja cuyo niño pequeño falleció tras su rechazo a tratar su infección de oído con antibióticos por su desconfianza hacia la medicina moderna ha sido acusada de homicidio involuntario.
Ebed Delozier, de 29 años de edad, y Christine Delozier, de 34, habitaban una autocaravana en una zona rural de Pensilvania cuando enfermó su hija de 18 meses Hope Elizabeth.
La madre le administró un tratamiento homeopático y de herbolario, pero cuando empeoró la infección del oído de la niña su padre la llevó al Memorial Hospital de Towanda para que recibiera atención médica, según informa el Press and Sun-Bulletin.
Sin embargo, para entonces la infección sin tratar había evolucionado a una meningitis que causó la muerte de la niña en el hospital.
Según el Dr. James A. Terzian, que practicó la autopsia de la niña, un sencillo antibiótico para tratar la infección de oído habría salvado su vida.
La señora Delozier confesó a los investigadores que no «creía en» las vacunas ni otros elementos de la medicina moderna. Afirmó que la educación recibida y sus propias investigaciones la habían llevado a esa deducción.
Los padres también alegaron problemas financieros como otra de las razones que les habían disuadido de solicitar atención médica.
Ambos han sido acusados de los delitos graves de homicidio involuntario y poner en peligro el bienestar de un menor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo. Cualquier comentario será bienvenido siempre que cumpla tres simples condiciones:
- Educación: procure expresarse en términos corteses y evitar las palabras malsonantes.
- Congruencia: no se publicarán comentarios fuera de contexto (para los amantes del "espanglish", me refiero a lo que ellos denominan "offtopic" o "fuera de tópico").
- Ortografía y gramática: Internet está repleto de diccionarios y manuales gratuitos para consultar; además, aunque no son muy fiables, cualquier procesador de texto dispone de corrector ortográfico.