miércoles, 19 de julio de 2017

28 toneladas de basura afean cada día la ciudad durante las fiestas



Los Sampedros constituyen una excusa perfecta para desfasar y disfrutar de la ciudad como no puede hacerse durante el resto del año. Hay casetas por las calles para tomar pinchos sin necesidad de entrar en ningún establecimiento. Las barracas ofrecen todo tipo de atracciones a mayores y pequeños. El espectáculo de los fuegos artificiales adorna el cielo burgalés durante 20 minutos cada noche. Los grupos de música amenizan estas calurosas veladas y el teatro de calle convierte a la ciudad en un gran escenario. ¿Pero por qué en todos estos sitios y eventos el personal da tan lamentable ejemplo de civismo? ¿Por qué la ribera del río, la Flora, la plaza de Roma o las barracas amanecen todos los días cubiertas por un inmenso manto de basura?
Si no hay suficientes papeleras o contenedores para que la gente arroje sus botellas, vasos, bolsas o el papel con el que envuelven el bocadillo, el Ayuntamiento habría de tomar nota. Aunque hay que decir que tal y donde aparecen los residuos —en mitad de un parque, de una plaza o en medio de la calle— no parece que los ciudadanos se tomen muchas molestias por buscar un lugar donde depositarlos.
Los trabajadores de la empresa concesionaria de limpieza, Semat, retiran una media de 28 toneladas de basura al día durante las fiestas, exclusivamente desechos relacionados con la celebración de los Sampedros. El día que más hubo que limpiar fue el lunes 29, cuando se contabilizaron 46 toneladas. En lo que llevamos de fiestas se han retirado en total 166 toneladas de basura, según los datos aportados ayer por Gema Conde.
Los lugares donde mayor volumen de suciedad se concentra son la ribera del Arlanzón, la plaza del Rey San Fernando, el paseo de Atapuerca, la plaza de San Juan, la de Roma en Gamonal y el entorno del campus del Vena, debido a las barracas.